El libro que necesitaba leer hoy

Hace unos días compartí una serie de libros que me encontré casi sin querer en mi estantería. Uno de ellos, El Faro de Dalatangi, de Àxel Torres. Es el libro que he empezado, el último, porque este año ya he leído varios que puedes leer en mi sección Ex Libris.


El Faro de Dalatangi es uno de mis libros favoritos. Lo digo habiéndolo leído sólo una vez, allá por 2017, pero desde la seguridad absoluta de lo que recuerdo, de los sentimientos que renacen mentalmente simplemente por recordarlo. No conozco a Àxel Torres en persona. Tengo contactos en común y, si me lo propusiera, quizás sí podría saludarle, pero siempre pienso que molestaría, y ahí lo dejo.


Àxel es uno de mis referentes periodísticos. Cuando allá por 2008 tenía mi blog en Blogger, él ya tenía uno que, si mal no recuerdo, se llamaba Planeta Àxel. Sé que luego lo trasladó a MARCA, e incluso recuerdo que tuvo un programa en la versión de pago de Gol Televisión con el mismo nombre. Lo digo porque siempre lo he tenido en mi cabeza. De hecho, siempre veía sus pasos adelante y miraba su edad para tener un objetivo de futuro. Cosas personales, supongo.


Digo todo esto porque he consumido muchos contenidos de Àxel Torres. Textos, programas de radio, comentarios en televisión, libros, podcasts... Y, desde eso, desde ese contexto puramente externo, sin conocerle personalmente, creo que es una persona con una personalidad introvertida, reservada, con un pensamiento constante. Quizás me equivoque, pero es lo que he ido percibiendo desde hace tiempo. Esto me llama la atención porque me siento muy parecido y en ese sentido siento una conexión absoluta, total.


Creo que tenemos una personalidad muy similar. No idéntica, pero muy parecida. Entonces, cuando le leo, cuando le escucho, cuando le veo, me siento reflejado en una gran medida. El Faro de Dalatangi es un constante reflejo. Por mi forma de ver la comunicación. Por mi forma de ver el mundo del fútbol. Por mi forma obsesiva de pensar y ver la vida.


Esta mañana he empezado de nuevo el libro porque tenía buenos recuerdos y creo que era una bonita forma de desconectar. Y en apenas dos capítulos que he podido leer, ha vuelto a pasar. Digamos que no atravieso el mejor momento de mi vida. Debería hablar más de ello porque si no lo hago en este espacio, que es mío, no sé dónde sería mejor hacerlo. Pero, como estoy pasando unas semanas, digamos, diferentes, sabía que este libro iba a ayudarme a trasladarme mentalmente, a desconectar de una forma diferente y, como he dicho antes, en apenas dos capítulos ha vuelto a pasar.


El escenario, la situación personal de Àxel Torres en ese viaje, el punto de vista y enfoque, los rincones mágicos que presenta. Algo tiene este libro al que siento que debo acudir cada cierto tiempo. Una cosa es pensarlo, otra hacerlo. Hoy he empezado a leerlo de nuevo y ha sido algo maravilloso.

3 visualizaciones

Entradas Recientes

En 2016 viví uno de los momentos más desagradables que recuerdo. Era verano, estaba en mi safe place del interior valenciano. Y, de repente, golpe. Golpe duro. Twitter suspendía mi cuenta por haber in

Recientemente, instalé las actualizaciones de mi smartphone y confirmaba lo que ya había visto en el de mi pareja desde hacía unos días. La nueva actualización, entre otras muchas cosas, presentaba un

Este es un post que estaba en la recámara desde hace varios, muchos, días. Quiero hablar de Hogwarts Legacy, de lo que representa, de lo que supone y lo que sentido desde que se publicó el último game

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?