Perdido en ‘Objetos Perdidos’

Perderse en ‘Objetos Perdidos’ suena a bucle, a reincidencia, a información de más. Pero es lo que me encantaría hacer tras leer (y ver) un interesante reportaje en The Guardian sobre el Departamento de ‘Objetos Perdidos’ de la ciudad de Londres. Una ciudad dentro de una ciudad. No me sorprende eso, ya que Londres es precisamente eso, miniciudades, grandes barrios, dentro de un conjunto de variedad y multiculturalidad que le otorga a la capital británica ese aura mágico, romántico, donde las mejores historias pueden ser contadas, vividas y experimentadas.

Más de 1.200 objetos recibidos a diario. Más de 13.000 llaves. Más de 34.000 teléfonos móviles. Más de 46.000 bolsos. Más de 10.000 paraguas. Los ciudadanos y visitantes de Londres, además, pierden más objetos en autobuses que en el metro, siendo los servicios de transporte público donde más pérdidas ocurren. Algunos datos de interés para hacernos una idea de la montaña rusa que debe suponer un lugar como ese.

Un departamento de este tipo debe ser un laberinto, una infinidad de pasillos, sectores, convirtiendo un espacio cerrado en un espacio casi infinito, e imaginad cómo puede ser en una ciudad cuya población supera con creces los 8 millones de habitantes. Una de las capitales mundiales más visitadas del planeta, con visitantes de todo el mundo, que se cifran en millones anualmente, más los que viven allí de continuo. Una auténtica locura que, evidentemente, se traduce en pérdidas, en olvidos, de objetos que, de buena voluntad, los servicios de la ciudad recogen en este misterioso lugar. Y la de historias que deben esconderse entre sus estanterías, recipientes. Objetos de valor, otros no tanto. Objetos cuya pérdida provocaron lágrimas, otros no tanto. Cuadros, relojes, ropa, carteles, figuras… Absolutamente de todo, y todo ordenado dentro de un desorden controlado. Todo parece caos, pero pregunten a la persona que trabaja ahí a diario y, seguramente, tenga todo localizado en mayor o menor medida.

¿No os gustaría una excursión, a modo de guía visitada, por sus pasillos viendo absolutamente de todo? ¡Absolutamente de todo! Aunque entiendo que podemos descartar cadáveres, por ejemplo. Pero el resto, ¡de todo!

Siguiendo mi filtro del fútbol, viendo la galería de fotografías en The Guardian, aparecen bufandas de equipos londinenses, de fuera (esos aficionados que acuden a la jungla de Londres y pierden sus objetos), pines, balones, incluso botas de fútbol… La gente pierde de todo y, viendo la cantidad de cosas que hay ahí, no debe caer en la existencia de este recinto. Quizás algunas pérdidas son de personas extranjeras y finalmente lo dejan estar. Imaginad que vais a Londres, perdéis un paraguas y volvéis a España. ¿Vais a hacer gestiones por un ‘simple’ paraguas? Pues evidente, y probablemente, no.

La galería de fotos me encantó, y por ello me pareció interesante de poder compartirlo por aquí.

Entradas Recientes

Ver todo

¿Hubiera escrito este post?

Volvía a casa. Tras una gestión (siempre me gusta usar este término porque puede ser cualquier cosa), decidí que, en lugar de rodear El Retiro, entraría y buscaría la otra salida por la que pasaría ig

The Mystery of the pink... Monday

Soy muy de lunes. Me gustan los lunes. A contracorriente, como normalmente suele ocurrirme. Acostumbrado a trabajar fines de semana, con el ajetreo de la actualidad deportiva, con mucha faena, los lun

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?