¿Hubiera escrito este post?

Volvía a casa. Tras una gestión (siempre me gusta usar este término porque puede ser cualquier cosa), decidí que, en lugar de rodear El Retiro, entraría y buscaría la otra salida por la que pasaría igualmente. Las típicas decisiones que cambian un paseo y lo alejan de la rutina.


Nada más entrar, en la parte izquierda, me encontré con una exposición fotográfica cuya temática era el verano. Fotografías de verano tomadas por personas cualesquiera. Era una recopilación de las mejores instantáneas que habían enviado usuarios a través de un hashtag en Instagram. Muy buenas, o al menos interesantes. Es la verdad.




Me estaba gustando el momento. Fotografías interesantes, muy buen clima (tuve que quitarme una chaqueta que llevaba), sol, sin demasiada gente, sin demasiado ruido (me maravilla esto de pasear por El Retiro, porque estás en pleno centro de Madrid con cientos de coches pasando por los cuatro puntos cardinales) y sin demasiada prisa. Un plan inesperado que quería disfrutar.


Digo "quería" porque una mosca quiso acompañarme. Y no acompañarme para sujetarme el bolso, sino para molestar, porque todavía sigo buscando la lógica de su existencia. Que nadie me malinterprete. Pero sigo sin entender a qué dedican su vida las moscas. A vivir, supongo, y poco más. Pues echó por tierra un momento que estaba disfrutando.


Todo El Retiro para volar, para ser libre, para ir de aquí para allá, y decidió que mi cara era el lugar perfecto para ver la exposición fotográfica. Así, ladies and gentlemen, lo que estaba siendo un agradable momento de un jueves cualquiera, acabó siento un momento incómodo (incluso de agobio en algún tramo) por culpa de una mosca.


¿Hubiera escrito este post si la mosca no me hubiera molestado?

Entradas Recientes

Ver todo

El último número de Gràffica

Esta mañana he recibido el último número de Gràffica y quiero contarte todo lo que ha pasado desde que me enteré de su lanzamiento hasta que ha llegado a mi buzón. Para empezar, me quedé fascinado, en

¿Cómo es la luz de València por la noche?

Echo de menos València casi desde el primer día en el que me trasladé a Madrid. Es tan sencillo y fácil de explicar como usar la famosa frase "Como en casa, en ningún sitio". Es la realidad. Sin embar

¡Lo han robado!

Desde hace un tiempo soy cliente de 'La Peliculera', una tienda de fotografía que tengo cerca de casa en Madrid. Es un lugar pequeño, pero coqueto, donde disfruto cada vez que paso por allí. Se respir

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?