Estoy obsesionado

Durante el confinamiento no tuve todo el tiempo del mundo. Digo esto porque, pese a que evidentemente no salía de casa, por suerte, no perdí mi trabajo y tuve que estar frente al ordenador muchas horas al cabo del día.


Sé que mucha gente aprovechó para leer, para retomar tareas aparcadas, para aprender muchas cosas, para reflexionar. Yo hice algunas de esta serie de actividades, pero siempre limitando mi tiempo a la jornada laboral. Es cierto que tuve días libres en mi cueva, y cuando eso ocurría intentaba investigar y estudiar sobre algunas inquietudes e intereses que iban naciendo.


Una de ellas fue el 'efecto Mura masa'. Me gustó todo en general. Primero, ponerle nombre, porque me ayudó muchísimo 'etiquetarlo' para mi búsqueda de información. Segundo, porque conseguí llegar al efecto deseado practicando, de forma autodidacta, y cuando vi mi primer GIF que no me disgustaba fue una enorme satisfacción.


Estoy obsesionado con este efecto. Me encanta. Me maravilla. Me tiene enamorado. Ya digo que me tiene enganchado desde hace mucho, que estuvo presente en aquellos surrealistas días del confinamiento. En aquel momento, una tarde, en una céntrica terraza donde vivo, conseguí algo parecido a lo soñado. Recuerdo que expresé un "Vamos, joder." tan satisfactorio que, un año después, aquí hablando sobre ello.


Bien. Mi obsesión sigue latiendo. Sigue latiendo por varias razones. Una, porque el aprender a hacerlo tiene como base y fundamento crear algún proyecto real donde ponerlo en práctica. Dos, porque recientemente encontré una cámara que lo crea de forma directa, de forma analógica y luego puede transformarse a digital. Es decir, he encontrado una cámara analógica a buen precio que es capaz de hacerlo. Luego, descubrí además que existe una app que complementa de forma perfecta la cámara.


Entonces, volvió el latido, volvió el gusanillo. Lo digo una vez más. Me encanta este efecto.


He estado trasteando, probando, fallando, e incluso acertando en algunas ocasiones esta semana y debo reconocer que estoy satisfecho a un 90%. Ya consigo hacer algo parecido a lo que deseo.


Te dejo un ejemplo:

Como digo, sigo sin tenerlo al 100%. Sobre todo porque las pruebas que he hecho más recientemente han sido eso, pruebas, experimentos sin trípodes, sin planificación y más por inquietud y curiosidad que otra cosa. Ahora sólo se trata de perfeccionarlo, de prepararlo todo bien e intentar conseguir el resultado más perfecto posible.



Entradas Recientes

Ver todo

El último número de Gràffica

Esta mañana he recibido el último número de Gràffica y quiero contarte todo lo que ha pasado desde que me enteré de su lanzamiento hasta que ha llegado a mi buzón. Para empezar, me quedé fascinado, en

¿Cómo es la luz de València por la noche?

Echo de menos València casi desde el primer día en el que me trasladé a Madrid. Es tan sencillo y fácil de explicar como usar la famosa frase "Como en casa, en ningún sitio". Es la realidad. Sin embar

¡Lo han robado!

Desde hace un tiempo soy cliente de 'La Peliculera', una tienda de fotografía que tengo cerca de casa en Madrid. Es un lugar pequeño, pero coqueto, donde disfruto cada vez que paso por allí. Se respir

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?