Come on Grecians!

Hace cuatro años conocí a mi pareja y uno de sus primeros inputs que recibí fue que había vivido un año en Exeter. Aquella población hasta entonces desconocida totalmente para mí se fue convirtiendo poco a poco en un sitio que visitar.


Y ocurrió. Ocurrió en 2019 en un viaje de dos semanas en Reino Unido dividido entre Londres y Exeter. Una semana en la capital y otra en aquella población de la que sabía mucho y no le ponía "cara".


Me enamoré. De hecho, si no fuera por el Brexit quizás llevaría meses viviendo allí. Una población coqueta, relativamente grande sin agobiar, con todas las comodidades, con el ambiente interesante de ser ciudad universitaria, con el mar cerca, con el clima de las islas pero matizado puesto que está en el sur... Y mil detalles más.


Evidentemente, aquella fue la excusa para buscar si tenían equipo de fútbol. Lo más importante es que tienen uno de los mejores equipos de rugby de Europa. Recuerdo, sin saberlo, haber visto el estadio viajando en tren en una escapada al pueblo costero de Exmouth. Pero mi foco era el fútbol, y encontré un sencillo equipo llamado Exeter City, cuyo estadio era conocido para mí, pero por el Newcastle, ya que se llaman igual: St. James' Park.


El Exeter no es el equipo de mis amores. Seguramente no me sepa ni su once inicial, pero todos los sábados (ventajas de las categorías inferiores) guardo una pestaña en mi Livescore de cabecera para seguir de cerca los pasos de The Grecians en League Two. Y vaya temporada están firmando. Desde que les sigo, han sido una montaña rusa. Temporadas peleando por entrar en playoffs, disputándolos, incluso llegando a finales pero cayendo, con campañas estériles.


Pero esta temporada están muy cerca de conseguir el ascenso a League One. Empezaron bien, pero conociendo sus últimos años la alarma de la ilusión se mostraba distante. "A ver cómo van pasando los meses...", pensaba. Y es cierto que firmaron semanas irregulares. Pasaban de estar en playoff a salir de la zona de ascenso para, una semana después, meterse entre los tres primeros que dan el ascenso directo. La fina distancia entre los equipos participantes era la gran esperanza para creer en ellos.


Y lo están consiguiendo. No sólo han pasado de estar entre los equipos de playoffs a instalarse entre los tres primeros, sino que además han conseguido aprovechar los tropiezos del líder, Forest Green Rovers, para aspirar a ser campeones. El deseo buscado del ascenso no está sellado oficialmente, pero la dinámica de todos los participantes llama a la esperanza y, por fin, parece ser, todo apunta a que sí.


Este año el Exeter tiene en su mano ascender y desde mi céntrico piso de Madrid, a más de 1.700 kilómetros, lo seguimos con mucha ilusión. Toca comenzar a hacer cálculos con el calendario en la mano para ver cuándo será la jornada en la que pueden firmar el ascenso directo.

18 visualizaciones

Entradas Recientes

Hace unos días busqué en Twitter a una antigua youtuber porque quería conseguir el nombre de uno de sus proyectos porque en su día me resultaba de mucho interés. Y, de repente, hice un viaje al pasado

En los últimos años he escuchado muchísimas veces que los móviles están destrozando las relaciones sociales. Si sumas esa frase a una imagen, por ejemplo, en un vagón de metro en el que todos están in

La fotografía siempre ha estado presente en mi vida. De forma directa o secundaria, pero siempre estaba de pie en una esquina esperando su momento. Desde hace unos años, más. Cuando estudié Producción

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?