Francia y la generación del hype


Francia es finalista del mundial de Rusia 2018 tras eliminar en Semifinales del torneo a Bélgica. El duelo entre franceses y belgas se convirtió en uno de los más esperados duelos deportivos por millones de aficionados en todo el mundo. Dos selecciones similares en lo que a la expectación (hype, para los modernos) se refiere, formadas por jóvenes jugadores que han colocado a sus respectivos países entre los mejores combinados nacionales.

Pero el premio fue para Francia. La clasificación fue para un combinado galo que obtuvo la recompensa gracias a un cabezazo a la red del central del FC Barcelona, Umtiti, permitiendo mantener latente el sueño, el deseo, el objetivo marcado hace cerca de un mes, cuando el mundial 2018 echó a rodar aquella calurosa tarde en la que Rusia goleó a Arabia Saudí.

Francia es finalista gracias a una plantilla que reparte calidad, determinación y juventud a partes iguales. La generación de los Griezmann, Pogba, Varane, Kanté y compañía, a la que se sumó la última gran perla del fútbol francés y mundial, Mbappé. Un combinado dirigido por un ex-jugador campeón del mundo en 1998, hace 10 años, Didier Deschamps, que ha vuelto a llevar a Francia a una Final, a una nueva Final mundialista.

Actuales subcampeones de Europa tras perder la Final de la EURO 2016 contra Portugal, y ahora ante el reto de sus vidas: coronarse Campeones del mundo. Una generación marcada y expuesta a la polarización, fugacidad y explosión mediática de las redes sociales, donde muchos de ellos se desenvuelven a la perfección, donde han creado unas marcas personales que van más allá de lo puramente deportivo. La generación francesa del hype, la de la expectación, la que genera millones de impresiones y esperanzas a diario. Y lo más importante: cumplen las expectativas. Al menos no se traducen en decepciones, ya que llegar a una Final de Eurocopa (pese a perderla) y volver ahora a una Final (ahora mundialista) debe ser considerado como un logro positivo, digno de valorar.

Ya es oficial. Francia volverá a pelear de forma directa por un gran título de naciones gracias a una generación de jóvenes futbolistas que han vuelto a dejar enormes momentos de fútbol. Un equipo que se parece muy poco a aquella plantilla que se coronó campeona del mundo en 1998 con los Zidane, Vieira, Karembeu, Djorkaeff, Barthez y compañía, pero que está cerca de conseguir el mismo elixir mágico que produce tocar con manos propias el dorado trofeo de la FIFA.

#Fútbol #Rusia2018 #Francia

Entradas Recientes

Ver todo

Sergio Ramos: llámenlo como quieran

No se llama Gareth, ni tampoco Eden. Es español, no extranjero. Y, sobre todo, recibe una permisividad mediática que todavía sigo sin entender. O más que no entenderlo, intento asimilarlo dentro de un

¿Por qué nadie se acuerda de Mohamed Salah?

Mohamed Salah es una realidad que se ha ido contrastando cada vez más en los últimos años. Su explosiva primera temporada en el Liverpool no fue fruto de la casualidad. Ni la segunda, ni la tercera, n

¿Qué le pasa a Harry Kane?

El Tottenham fue protagonista del pasado mercado de fichajes de forma secundaria. Una forma secundaria porque se convirtió en uno de los grandes focos sin actor principal. Ni ficharon grandes jugadore

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?