Sobre la historia de Manuel Bartual


Manuel Bartual (@ManuelBartual) se ha convertido en el contenido viral del verano. En su autor, más concretamente. El dibujante de cómics ha creado, casi de forma sorprendente, un nuevo formato literario en redes sociales que, quizás, haya impuesto un punto de inflexión en la narrativa. Su historia viral no ha sido narrativa al uso, ya que su relato fue acompañado de contenidos audiovisuales y multimedia tales como fotografías y vídeos.

Una historia que, por raro que parezca, no era improvisada, pese a que el relato llamaba a la fugacidad, a la inmediatez, al carácter de "En Directo" que enganchó a miles de usuarios, tanto en España como incluso en el extranjero. Al principio, todo parecía real, verídico, pero con el paso de los días (y de los minutos, porque en apenas tiempo ocurrían muchas cosas) la trama empezó a dejar claro que se trataba de una historia de ficción, y no real. Pero el fenómeno ya estaba instalado en el timeline de la gente, ya se había creado un vínculo, un nexo, un gancho, que desencadenó en una auténtica locura en Twitter. De 13.000 seguidores a más de 400.000 en apenas 8 días. Un aluvión de repercusión que, ahora, ya finalizado el relato, le han convertido en protagonista de incluso entrevistas. Un auténtico éxito. Absoluto.

Pero esto es España, y ahora toca sacar pegas, criticar, hacer comentarios negativos ante lo que, sin duda, ha sido un éxito. ¿En qué parámetros de éxito, o fracaso, se basa algo que hasta hace unas semanas no existía así, en términos virales? El relato en Twitter lleva años existiendo. Muchos usuarios utilizan esta red social para crear sus historias, pero pocos han tenido la suerte de generar un impacto social como el caso de Manuel Bartual.

A partir de ahora, mi opinión. Me parece brillante. El éxito no es casual. Él ha asegurado en entrevistas que no era su intención provocar semejante revuelo, pero ha confesado que todo estaba previamente planificado, llegando incluso a tener escaletas para tener un orden claro de cómo iba a transcurrir todo, de las fotografías y vídeos que iban a ser publicados. De hecho, ha afirmado que su pareja le ayudó en todo, en grabaciones, en fotografías, en la trama. Evidentemente, un gran trabajo previo que ha tenido los resultados esperados. Esperados, pero quizás no tan virales. Varios trending topics, millones de comentarios en Twitter y un control del hype que le permitieron seguir adelante con su historia.

Personalmente me parece fantástico. Primero, porque se nota que había un trabajo previo muy bien hecho. Segundo, porque es una idea innovadora, creando un nuevo formato que muchos ahora intentarán imitar para conseguir su éxito. Tercero, porque ha echado un cable a una red social que muchos piensan (yo también lo hago algunas veces) que está plagada de trolls y gente con mucho tiempo libre.

Debo confesar también que esperaba un desenlace comercial. Viendo cómo funciona todo esto del social media y las productoras en la actualidad, no descarté la opción de que todo tuviera una función publicitaria para un futuro lanzamiento, para un futuro proyecto o producto que sería desvelado al final de la historia. No fue así. Pero si lo hubiera sido lo hubiera aplaudido porque, como he dicho anteriormente, ha sido un éxito total a nivel de repercusión. Así, hubiera sido una campaña publicitaria excelente. Evidentemente, le hubieran criticado por ello, porque la gente es así. De hecho, hay muchos que le han criticado de igual forma. Es gratis, y algunos lo utilizan siempre, da igual el contexto que sea, intentando ensuciar el trabajo de aquellas personas que dan pasos adelante, innovan, emprenden.

Mi diez, Manuel. Enhorabuena.

#ManuelBartual #Twitter #RedesSociales #Blog

Entradas Recientes

Ver todo

El último número de Gràffica

Esta mañana he recibido el último número de Gràffica y quiero contarte todo lo que ha pasado desde que me enteré de su lanzamiento hasta que ha llegado a mi buzón. Para empezar, me quedé fascinado, en

¿Cómo es la luz de València por la noche?

Echo de menos València casi desde el primer día en el que me trasladé a Madrid. Es tan sencillo y fácil de explicar como usar la famosa frase "Como en casa, en ningún sitio". Es la realidad. Sin embar

¡Lo han robado!

Desde hace un tiempo soy cliente de 'La Peliculera', una tienda de fotografía que tengo cerca de casa en Madrid. Es un lugar pequeño, pero coqueto, donde disfruto cada vez que paso por allí. Se respir

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?