top of page

Nadie me ha insultado


Estoy sorprendido. No hago vídeos en YouTube para que me insulten, pero con ciertos temas, cuando expones tu opinión o postura sobre ciertas cosas que, digamos, alteran más de lo habitual, evidentemente las consecuencias no serán tan habituales. Este era el caso. Tocaba hablar sobre Cristiano Ronaldo.

Por un lado, sus fans. Por otro lado, sus detractores. Pero al mismo tiempo estarán los que menosprecien tu trabajo, los que intenten echar por tierra tu mensaje. El vídeo no lo valorarán, ya que esa no es su función. Pero, sorpresa. Sorpresa mayúscula, sin duda.

El recibimiento del vídeo ha sido más o menos el esperado a nivel de visitas. Pero con el factor gente también favorable. Ha habido comentarios en las primeras horas. Lo esperado. Incluso más de uno felicitándome con el vídeo. Ninguno insultando, nadie diciendo que era una locura.

Sinceramente, me ha sorprendido. Más que nada porque tengo asumido, tristemente, que el hater tiende al insulto, hagas bien las cosas o no. Pero sí. He tratado un tema candente sobre Cristiano Ronaldo y el recibimiento ha sido positivo. Parece una tontería, pero es positivo. ¿Sabéis? Cuando preparo contenidos así, sobre ciertos temas que provocan bilis humana, cuando no recibo el resultado esperado a nivel de haterismo, es un elogio, es muy gratificante, ya que entiendo que el resultado y el trabajo ha sido tan fino que no existe argumento alguno para echar por tierra el trabajo. Es una victoria personal, totalmente.

Nadie me ha insultado.

#YouTube #Reflexiones #Confesiones #Blog

7 visualizaciones

Entradas Recientes

No es novedad, no aporto un punto de vista nuevo, ni diferente. A raíz de mi reciente viaje a Donosti me di de bruces con una idea y sensación que apenas siento cuando vuelvo a casa: hay ciudades que

Recientemente, hace unas semanas, llegué hasta el término Tsundoku. Quizás lo practiques, quizás formes parte de ello, pero no eres consciente. El Tsundoku es el arte de comprar y acumular libros, per

En las últimas semanas, hablaba sobre un viaje que me hacía ilusión. Y ya. Ya pasó. Fueron cuatro día que volvieron a enamorarme de Donostia. Os dejo algunos frames donostiarras. Un viaje en el que he

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page