top of page

Momentos


Era domingo. Un domingo sin fútbol de primer nivel. Sí había partidos, pero la resaca de la Final de Champions League en Cardiff era el tema más trending del país. Me aburría, sinceramente. Nunca me han atraído este tipo de eventos y celebraciones. Más allá de rellenar el ego de los futbolistas y protagonistas, no le veo mucho más sentido. Pero tampoco lo critico. Que cada uno consuma aquello que le guste. Yo no.

Decidí hacer diversas tareas del hogar, y luego, ya tarde, me puse a ver mi lista de "Ver más tarde" de YouTube, que estaba bastante dejada últimamente y había que abrirla para que se aireara un poco. Y fue una decisión maravillosa.

Se fue la luz diurna. El cielo se llenó de nubes negras que llamaban a una tormenta dominical que, sí, acabaría llegando. No es que se hiciera de noche, no era tan tarde, es que la climatología se hizo dueña del aura, del ambiente. Puse una vela. Y ahí estaba, en la cama, tumbado, desconectando del mundo, en mi mundo, viendo vídeos que, por suerte, fueron muy buenos.

Rompió el cielo. Cayó una duradera y extensa tormenta. Ahí estaba, ahí me encontraba. A oscuras, con la vela de fondo, con el sonido de la lluvia, viendo uno de mis formatos favoritos desde hace unos meses (los Daily Rush, de Rush Smith). Me he enamorado de ese momento. Y gratis.

¿Quién dice que los domingos son aburridos? Para mí, nunca lo son. Normalmente estoy entretenido con el fútbol, pero cuando éste desaparece temporalmente por unos meses suelo usarlos para otras cosas, y nunca tengo esa sensación pesada, de digestión dura, que transmite el dicho popular de "domingo de manta y sofá".

Me gustan los domingos. Me gustan sus momentos.

#Confesiones #Diario #Blog

8 visualizaciones

Entradas Recientes

Escribo desde un tren. No es la primera vez que escribo desde un tren. No es la primera vez, porque me gusta, porque se ha convertido casi en tradición. Cuando tengo un trayecto largo (más de tres hor

Hace unos días ya expresé algunas sensaciones sobre un viaje que voy a hacer esta semana. Y hoy vengo a expresar la misma ilusión, las mismas ganas y el mismo deseo de que llegue el momento en el que

The End of the F***ing World fue una serie que me gustó mucho. Más allá de su historia, su guión y lo que narran sus capítulos, me enamoró por su fotografía y el trato de su imagen. La primera tempora

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page