top of page

¿Vuelvo a YouTube?

Es una pregunta que me he hecho varias veces desde que subí mi último vídeo, allá por septiembre de 2020.


Más de dos años sin publicar vídeo porque, sinceramente, no tenía motivación, ni ideas, ni forma de llevarlas a cabo, ni ganas de leer comentarios de gente. Más de dos años sin publicar porque, también, no me apetecía.


Muchas veces he pensado en subir vídeo y ya. Olvidarme. Darle publicidad mínima. No meterme a ver estadísticas ni comentarios. Pero acabo dejándolo estar por pereza, por falta de tiempo o, directamente, porque paso.


Sin embargo, YouTube es una de mis plataformas favoritas. La uso muchísimo como consumidor. Tengo YouTube Premium, de hecho, para quitarme la pesadez de los anuncios y poder escuchar podcasts con el móvil bloqueado. Y, claro está, tanto contacto con la plataforma siempre acaba creándome (viendo otros creadores de contenido) la idea de por qué no volver, por qué no volver a publicar.


Y es cierto que de vez en cuando encuentro ideas, estímulos y acabo pensando en la posibilidad de volver. Este post, de hecho, es producto de eso, pero acabo pensando que no, no es el momento. Creo que en 2023 crecerán las posibilidades porque tendré nuevo despacho, mucho más espacio, y creo que podré fabricar un producto que se acerque algo más a lo que tengo en mente.


Volveré. Claro que volveré. Lo haré a mi forma, con el estilo que he ido consiguiendo, y con las herramientas que quiero.

17 visualizaciones

Entradas Recientes

El vídeo que estabas esperando

Eso dicen. Eso afirman las decenas de comentario que tiene este vídeo. Y si lo comparto es porque, en el fondo, coincido. Soy súper fan de los formatos Inside que empezaron a compartir hace una década

Comentarios


¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page