top of page

Una de las peores sensaciones del mundo

Un viaje supone muchas cosas. La gran mayoría de ellas positivas. Positivas porque suponen cambios. Cambios de aire, cambios de rutina, cambios de escenarios, cambios de planes. Pero, también, nos crea una de las peores sensaciones del mundo. Ese instante en el que viajas de vuelta, cuando todo ha pasado, cuando los pensamientos que se habían enfocado durante un tiempo a un tema en particular pierden su sentido porque todo ha acabado.


De pequeño, recuerdo a mi padre siempre cuando llegaba el domingo. Solíamos ir a nuestra segunda residencia a una hora aproximadamente de donde vivíamos. Solíamos viajar el viernes de noche y volvíamos el domingo por la mañana o la tarde. Y recuerdo una frase suya que, ahora, la entiendo perfectamente.


Solía decir cuando volvíamos a casa después del fin de semana "¿Adónde vamos?", en tono alegre, y lo acompañaba con un "¿De dónde venimos?" en tono apagado. Es la realidad. El mismo viaje, pero en dirección contraria, generando las sensaciones más antagónicas posibles.


Hace unos días volví a vivir esa sensación de tener que hacer maletas (qué momento más pesado) y volver de un viaje. Todavía puedo sentir ese desánimo en mi interior.

2 visualizaciones

Entradas Recientes

Escribo desde un tren. No es la primera vez que escribo desde un tren. No es la primera vez, porque me gusta, porque se ha convertido casi en tradición. Cuando tengo un trayecto largo (más de tres hor

Hace unos días ya expresé algunas sensaciones sobre un viaje que voy a hacer esta semana. Y hoy vengo a expresar la misma ilusión, las mismas ganas y el mismo deseo de que llegue el momento en el que

The End of the F***ing World fue una serie que me gustó mucho. Más allá de su historia, su guión y lo que narran sus capítulos, me enamoró por su fotografía y el trato de su imagen. La primera tempora

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page