top of page

Un fin de semana productivo

Hace tiempo que cambié mi dinámica diaria. Mi rutina ha sufrido cambios que, siempre, han sido para bien, y eso, evidentemente, afecta a mi rendimiento.


Digo todo esto, un lunes por la mañana, después del fin de semana, porque han sido dos días muy productivos. Entre semana tiendo a hacer muchísimas cosas. Proyectos en la sombra, actualización de redes, ideas que me surgen y formalizo, y colaboraciones externas con medios, pero últimamente también aprovecho los fines de semana para seguir adelante con la rutina intersemanal.


Este fin de semana, un ejemplo de ello.


He escrito seis artículos.


He finiquitado la recopilación de mapas para aprender geografía con el fútbol (pensaba que iba a terminarlo esta semana).


Me he puesto al día con listas de contenidos (podcasts, YouTube...) pendientes.


He acabado un libro que llevaba unas semanas leyendo y he dado continuidad a otro que tenía apartado.


He programado mails importantes para esta próxima semana.


He creado unas plantillas de Photoshop para tener terreno allanado en las próximas semanas.


He gestionado un concurso que voy a realizar en redes.


Me he organizado los próximos siete días.


He creado un guión para una nueva edición de la newsletter que, en breve, volveré a lanzar.


Y, evidentemente, he sido fiel a mi cita con los partidos de fútbol, tanto en directo como los múltiples resúmenes semanales que veo.


Ha sido un fin de semana tan productivo como ocupado, tan interesante como reconfortante. Todo ello reforzando la sensación de utilidad.


Esta próxima semana volverá a ser emocionante, completa, con noticias muy buenas que llevaba meses esperando, con la última etapa de revisión y corrección de mi primer libro, con gestiones varias de mi marca personal.


Mientras siga sintiendo que ocupo mi tiempo con algo que me apasiona, seguirá ocurriendo. Ojalá la gente consiguiera sentir esa sensación de plenitud, porque todo iría mejor.

8 visualizaciones

Entradas Recientes

¿Qué me está pasando?

A finales de 2020 sentí que quería cambiar. Sentí que quería cambiar mis dinámicas, mis rutinas, a qué dedicaba mi tiempo. Lo tenía claro. Menos fútbol, menos trabajo, más cultura, más desconexión. Ad

No era mi olor

Vivo en Vitoria-Gasteiz desde hace casi tres meses. Una experiencia que tuve que aceptar casi por decreto. Imagina haberla rechazado. Vértigo. Vivo en Vitoria-Gasteiz desde hace relativamente pronto.

Kommentare


¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page