Soy masoca, pero feliz

A veces sueno algo masoca, pero no me sientan demasiado bien los días libres. Sobre todo si tengo pocas cosas que hacer. No suelo aburrirme mucho, pero hay días en los que veo mi lista de cosas pendientes y me entra pánico al ver que hay poco que hacer. Por eso, hay días que prefiero trabajar, porque estoy atento a todo, porque estoy activo, porque estoy latente.

Volví a trabajar después de dos días libres y mi horario de trabajo traspasó de forma notable mis siete horas diarias. Volví como un miura, a por todas, y creo sin exagerar que trabajé así como doce-trece horas. Y claro, me cansé. Y claro, mis ojeras dejaban entrever que había un esfuerzo mental detrás de todo. Pero, ¿y la satisfacción? ¿Y la felicidad? ¿Y la sensación de ser una persona útil que dedica su vida a su gran pasión? ¿Y esa sensación de que te digan que eres bueno en tu trabajo? Pues eso.

Por si mi horario de redes sociales en el periódico fueran poco, un buen día decidí que debía aprovechar cada día de esta experiencia para escribir textos en la web (en el menú de esta página tienes el apartado donde leerlos, por cierto) y, además, he acabado proponiéndome para hacer unas nuevas tareas de producción de contenidos nativos. A todo esto debemos sumarle que hago muchas cosas más, como actualizar mis redes sociales, mirar datos y estadísticas, pensar ideas para el canal de YouTube y el podcast, o por ejemplo escribir textos como este en mi página web personal. Insisto, creo que soy masoca, pero ese masoquismo es lo que me mantiene con vida, despierto.

Entradas Recientes

Ver todo

El último número de Gràffica

Esta mañana he recibido el último número de Gràffica y quiero contarte todo lo que ha pasado desde que me enteré de su lanzamiento hasta que ha llegado a mi buzón. Para empezar, me quedé fascinado, en

¿Cómo es la luz de València por la noche?

Echo de menos València casi desde el primer día en el que me trasladé a Madrid. Es tan sencillo y fácil de explicar como usar la famosa frase "Como en casa, en ningún sitio". Es la realidad. Sin embar

¡Lo han robado!

Desde hace un tiempo soy cliente de 'La Peliculera', una tienda de fotografía que tengo cerca de casa en Madrid. Es un lugar pequeño, pero coqueto, donde disfruto cada vez que paso por allí. Se respir

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?