Quiero volver

No sé cómo ha ocurrido realmente, pero aquí estoy, echando de menos mis escapas a Euskadi. Digo que no lo sé refiriéndome al momento en el que me acordé de una anécdota y todo empezó a crecer. Lo que sé es que llevo un par de semanas acordándome mucho de aquellos viajes y todo lo que viví.


Bilbao y Donosti son dos auténticas maravillas de ciudades. Muy diferentes entre sí, pero ambas con una capacidad de atrapar impresionantes. Quiero volver. Quiero volver a coger un tren o un autobús, pasarme varias horas pensando en esa llegada, en volver a sentirme allí. No sé si es que me quedé con las bonitas sensaciones de la primera vez, pero ojalá en próximos meses pueda volver a alguna de ellas. O ambas, por qué no.


Digo que no sé qué pasó para tener ese recuerdo tan latente últimamente. Lo que sí sé es que en las últimas semanas he visto vídeos en el formato POV, he visto muchas fotos, he buscado imágenes en Vero app, he visto la película La Vida Padre (que ocurre en Bilbao) y la sensación de vuelta late dentro.


Ojalá. Ojalá pasear por las calles del casco antiguo de Bilbao. Ojalá pasear junto a la ría. Ojalá volver a San Mamés para captar momentos con la Canon. Ojalá todo eso con lluvia, o txiri-miri. Ojalá ir por la calle principal y visitar comercios locales y no tan locales. Ojalá volver a comer como sólo allí se come. Ojalá ir al mercado junto a la ría. Ojalá ir al puente junto a Guggenheim para hacer fotos. Ojalá.


Ojalá. Ojalá ir a la playa de la Concha. Ojalá pasear por el centro de Donosti. Ojalá volver a aquel Starbucks tan elegante. Ojalá volver a Anoeta, ahora que ya habrán acabado las obras. Ojalá volver a bajar del tren y ver aquella estación tan coqueta y recogida. Ojalá tener huecos para hacer planes que nos enteramos luego, con el tiempo. Ojalá volver a ver películas en aquellas salas tan acogedoras cerca de la playa.


Adoro Euskadi. Sé que me quedan miles de metros por recorrer de sus tierras, pero siempre me ha llamado la atención y visitar algunos de sus rincones más famosos sólo hicieron instalar dentro de mí una sensación de pertenencia. Ojalá, ojalá tener algún vínculo cercano por allí para que las visitas tuvieran un mayor sentido que el del forastero que intenta encontrar recuerdos.


Quiero volver, cada vez más.

7 visualizaciones

Entradas Recientes

Desde hace meses pienso a menudo con varios viajes a Londres. Varios, porque quiero que sean temáticos, con misiones concretas, por separado, para hacerlos inolvidables. Pero quiero volver a Londres.

Si me lees desde hace tiempo sabrás que mi relación con Twitter es de amor-odio. La uso por mantener mi marca personal, no por gusto ni porque tenga muchísimas ganas. Es la realidad. Cuando supe que m

Desde hace un par de años (coincide con el inicio de la pandemia, pero no tiene relación directa) sé que el teletrabajo es la mejor forma de rutina. En mi caso, claro. Un teletrabajo bien pagado, no l

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?