Quieren etiquetarme

España vive días convulsos. Días preocupantes, tristes, que incluso desorientan. Días en los que uno se hace mil preguntas. Días en los que mi consumo de medios de comunicación está bajo mínimos. Y eso que trabajo y vivo el día a día en uno de ellos. Aunque, claro, el ámbito deportivo no es un foco tan latente y candente como sí pueden estar viviendo mis ‘compañeros de piso’ en el diario El País.

A veces lo pienso. En mi rutina tenemos estrés por carga de trabajo, sí, pero un estrés controlado en cierta medida. Sin embargo, cuando llego a mi lugar de trabajo, abro esa puerta gris, entro en el recibidor y miro hacia a la derecha (sabiendo que al otro lado están ellos, los del País) a veces me entra una sensación entremezclada de relax, envidia e incluso curiosidad.

Bien. Volviendo al tema. España vive días social y políticamente convulsos. Y sin meterme mucho en el tema, porque no quiero crear aquí el incendio que evito en mis redes, diré que me jode, me fastidia que haya gente que me eche en cara (sí) que no me moje sobre el tema en público, que no opine, que haga como que me da igual el tema.

Demagogia barata de esa que le dan a la gente ahora cuando abres un perfil en Twitter. A mí, cuando creé el mío en 2009, no me lo dieron. Siento curiosidad cómo la dan. ¿En lata, en sobre, en papel de plata como ciertas sustancias? Me piden que opine, que me moje, que exprese mi posición al respecto. No lo hacen buscando que sea «humano». No lo hacen para hacerme sentir mal porque «madre mía, con la que está cayendo y tú preocupado con el fútbol…». Lo hacen pidiendo un posicionamiento. Ya sabéis que hoy en día eres de unos o de otros, que eres azul o rojo, que eres independentista o español. Y entonces, al posicionarte, ya te tienen cogido, ya te tienen en un bando y entonces, si no eres de los suyos, serás un mierda, serás ese imbécil que sabían que eras.

Quieren etiquetarme para eso, para malmeter, para juzgarme, para intentar tirar dardos y herir, para meterme en un grupo con unos estereotipos establecidos. Y entonces, barra libre.

Y así con todo.

Entradas Recientes

Ver todo

El último número de Gràffica

Esta mañana he recibido el último número de Gràffica y quiero contarte todo lo que ha pasado desde que me enteré de su lanzamiento hasta que ha llegado a mi buzón. Para empezar, me quedé fascinado, en

¿Cómo es la luz de València por la noche?

Echo de menos València casi desde el primer día en el que me trasladé a Madrid. Es tan sencillo y fácil de explicar como usar la famosa frase "Como en casa, en ningún sitio". Es la realidad. Sin embar

¡Lo han robado!

Desde hace un tiempo soy cliente de 'La Peliculera', una tienda de fotografía que tengo cerca de casa en Madrid. Es un lugar pequeño, pero coqueto, donde disfruto cada vez que paso por allí. Se respir

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?