Pasando lista

Hace unos días volví a Madrid tras estar una semana en casa, en València. Unos días que aproveché para muchas cosas, entre ellas organizar algunas de las revistas de fútbol que dejé allí cuando me vine a vivir a la capital. En el despacho actual tengo algunas, pero son más fruto de la dulce rutina de acudir mensualmente al kiosko que de haberlas trasladado desde casa.


Antes de viajar tenía claro que quería reunirlas todas. Panenka y Líbero son dos de las revistas que más afición me despertado a la hora de coleccionar ejemplares. Consumo muchas revistas (en papel, of course), pero no todas tienen la dedicación de años y familiaridad de sentir que estoy coleccionando. Es por ello que, repito, antes de coger el tren ya sabía qué números tenía en Madrid y cuáles no.


Hice una lista con los 112 números de Panenka y los 38 de Líbero, y fui tachando los que pude contabilizar en el despacho. Hice lo mismo en casa de mi madre, pero evidentemente (como se puede ver en la fotografía) el volumen era muchísimo mayor.

¿Cuál es el resultado? Me faltan ejemplares.


Lo sabía. Precisamente por eso quería saber al cien por cien cuáles tenía para, evidentemente, conocer cuáles me faltaban y así poder comprarlos.


Me faltan dos de Panenka y seis de Líbero. Nada mal teniendo en cuenta que entre ambas publicaciones suman 150 números. Un orgullo, además, en el caso de Panenka, que incluso tengo el número 00 (un ejemplar 'piloto') y el 01 (primordial a la hora de coleccionar).


Una vez realizado el recuento, una vez controlados qué números tengo y cuáles no, tengo dos tareas pendientes.


Por un lado, adquirir los que me faltan. Por otro lado, enviar los números que tengo en casa de mi madre al despacho.


Creo que me sentiré aliviado cuando consiga reunir todos los ejemplares.


Entradas Recientes

Ver todo

Qué locura de semana

Si echo la mirada atrás y me traslado temporalmente al pasado lunes, quizás me hubiera dado un mareo si hubiera sabido lo que iba a pasar, acontecer y todo lo que iba a vivir. Este post es un amago, u

Odio estas etiquetas

Me considero un maniático cuando se trata de comprar libros o revistas. Las cuido como si fueran algo propio. Un simple rasguño me crea incluso un leve malestar. Me hierve la sangre cuando veo a gente

Me enamoré de su portada

No suele ocurrirme, pero pasó. Corría el año 2016. Vivía en Barcelona, en uno de sus barrios céntricos más bohemios y bonitos. Una etapa que recuerdo súper especial, latente, con mucha vida, aunque to

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?