top of page

No, no es normal

No, claro que no. No es normal:

  • Que te cobren más por la leche de soja en una cafetería.

  • Que te suban impuestos sin tu consentimiento.

  • Que la gente no sepa andar por la calle.

  • Que cueste tanto decir "No".

  • Que las redes sociales estén tan presentes en la vida.

  • Que un viaje en tren de menos de 2 horas cueste más de 100 euros.

  • Que la gente escuche vídeos o música sin auriculares.

  • Que los precios sigan aumentando.

  • Que mucha gente viva para cubrir gastos, y no para disfrutar más.

  • Que la gente sea cada vez más individualista.

  • Que una hamburguesa valga 14-15 euros "porque es de calidad".

  • Que haya tanto odio generalizado.

  • Que unos tanto y otros tan poco.

  • Que la gente mire más hacia abajo que hacia arriba.

  • Que los medios de comunicación estén tan vendidos.

  • Que los incompetentes tengan puestos de responsabilidad.

  • Que existan profesiones con esclavos modernos.

  • Que la gente tenga tanta prisa, siempre.

  • Que la pandemia nos haya hecho más egoístas.

  • Que siga habiendo gente que no entienda el feminismo.

  • Que prácticamente todo el mundo vaya con un móvil en la mano.

  • Que vivamos en un país extremadamente corrupto y no pase nada.

  • Que las terapias psicológicas tengan un precio tan desorbitado.

  • Que haya tanta gente que no es feliz con su vida.

  • Que cueste tanto dejarse llevar.

  • Que haya tanta polémica y crispación.

  • Que haya tanto centralismo.

  • Que hagan demagogia con la unidad.

  • Que haya mucha gente sin pasiones.

  • Que los trámites sean tan jodidamente lentos.

  • Que no esté allí.

  • Que la política tenga tanta importancia y presencia.

  • Que un like pueda cambiarte el estado de ánimo.

1 visualización

Entradas Recientes

¿Qué me está pasando?

A finales de 2020 sentí que quería cambiar. Sentí que quería cambiar mis dinámicas, mis rutinas, a qué dedicaba mi tiempo. Lo tenía claro. Menos fútbol, menos trabajo, más cultura, más desconexión. Ad

No era mi olor

Vivo en Vitoria-Gasteiz desde hace casi tres meses. Una experiencia que tuve que aceptar casi por decreto. Imagina haberla rechazado. Vértigo. Vivo en Vitoria-Gasteiz desde hace relativamente pronto.

Comments


¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page