No entiendo nada


El Manchester City podría hacer saltar la banca en los próximos días. Y no. No según lo esperado. El club inglés parece que va a fichar poco este verano, pero de calidad y desembolsando enormes cantidades de dinero. Poca cantidad, pero auténticos lujos, para volver a intentar lograr el ya casi obligatorio sueño de ser campeones de Europa.


Sin embargo, ocurre algo que me ha generado un desconcierto absoluto y total. Llevamos semanas y semanas (incluso no había acabado la pasada temporada) en las que la actualidad de los de Manchester es relacionada de forma muy directa a dos nombres: Harry Kane y Jack Grealish.

Dos estrellas absolutas. Dos de los jugadores ingleses más en forma del momento. Dos auténticos jugones que son capaces de generar las acciones más letales y determinantes en las islas británicas. Un acierto su interés, sin duda. Pero las historias que están naciendo sobre todo ello empiezan a desconcertar.

Comenzaremos hablando sobre prioridades. Dando por hecho que el interés por ambos futbolistas es real, ¿quién es más necesario y, por lo tanto, prioritario? Está claro. Parece totalmente claro. Sin Agüero, sólo con Gabriel Jesús, con una larga lista de jugones (Mahrez, Foden, Bernardo Silva, Ferran Torres, De Bruyne) a disposición de Pep Guardiola, el nombre debería ser sin lugar a dudas Harry Kane.

Pues no. Al parecer, la prioridad del Manchester City en este mercado (de hecho incluso se habla de una posible oficialidad esta semana) sería Grealish. Tienes aparentemente cubierta esa zona del terreno de juego, tienes carencias en el puesto de delantero, y la decisión miraría más hacia Birmingham y no tanto hacia Londres.

Luego está el tema económico. Una locura si se confirmase. No por la calidad de Jack. No porque estemos hablando de un mal jugador. Pero si se tiene en cuenta las necesidades, las carencias y que (más allá de ser un jugón que lleva las medias por debajo de las rodillas y que tiene millones de fans en todo el mundo) no ha ganado nada, el tema parece convertirse en un enigma real.

Lo digo porque afirman en las islas británicas que el fichaje del 'villano' podría cerrarse por 100 millones de libras. Casi 120 millones de euros. Sería el jugador inglés más caro de la historia. Sí, Grealish.

Es decir. El Manchester City daría prioridad a la opción menos necesaria y haciendo saltar cualquier banca conocida firmando un megatraspaso histórico. Esto sería algo así como tener un Ferrari sin gasolina y en lugar de gastar dinero en combustible decides comprarte un Lamborghini. Sí, tendrás dos cochazos, pero uno de ellos no rodará demasiado lejos desde tu garaje.

Y lo peor. O lo supuestamente peor. Informaban en Manchester este fin de semana que, además de ser prioridad Grealish, podría suponer un imprevisto que acabaría de confirmar la locura. Según Manchester Evening News, el fichaje de la estrella del Aston Villa podría provocar que el Manchester City no pudiera fichar a Harry Kane por el enorme desembolso necesario que provocaría ambas operaciones.

Se confirmaría, así, otra locura. No sólo fichas la opción (aparentemente) menos necesaria. No sólo provocas un terremoto económico (todo ello cuando llevas tiempo diciendo que no tienes dinero este verano y con las dudas del fair play financiero de nuevo acechando). Sino que además anulas todo lo demás.

Como firmo en el título, no entiendo nada. O no entendería si así acaba confirmándose todo. Lo que sí parece claro es que vienen curvas, vienen semanas de altos vuelos. Y no sólo porque la semana que viene empiece la Premier League 2021-22.

Entradas Recientes

Ver todo

Sergio Ramos: llámenlo como quieran

No se llama Gareth, ni tampoco Eden. Es español, no extranjero. Y, sobre todo, recibe una permisividad mediática que todavía sigo sin entender. O más que no entenderlo, intento asimilarlo dentro de un

El último número de Gràffica

Esta mañana he recibido el último número de Gràffica y quiero contarte todo lo que ha pasado desde que me enteré de su lanzamiento hasta que ha llegado a mi buzón. Para empezar, me quedé fascinado, en

¿Cómo es la luz de València por la noche?

Echo de menos València casi desde el primer día en el que me trasladé a Madrid. Es tan sencillo y fácil de explicar como usar la famosa frase "Como en casa, en ningún sitio". Es la realidad. Sin embar

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?