top of page

Mi nuevo deporte favorito

Desde que Twitter permite silenciar, se ha convertido en mi deporte favorito. Silencio a diario. Unos, por motivos obvios, porque no quiero que me quiten salud mental con comentarios dignos de un primate. Otros, como medida de prevención.

A veces, me he visto ante un tweet de otra persona cargado de alcance, de esos llamados polémicos (hoy en día hasta el prospecto de la medicina que guardas en el lavado es polémico) y me pongo a leer comentarios para silenciar cuentas. Es una medida de seguridad, una prevención. Si algún día ese ser llega a mis interacciones, el haberlo silenciado ya me dará la primera pista de que es mejor huir de ahí.


Silencio mucho, y me gusta. Me gusta, porque así saneo mi mente, porque así vacío de espacio mi estado de ánimo en favor de cosas que sí me aportan y me llenan. Y, al no bloquear, tampoco impido a la gente que haga lo que le dé gana. Podrán opinar, podrán seguirme, podrán elegir de qué hablar, de qué debería hablar (esto es una maravilla), pero ahí quedará todo.

1 visualización

Entradas Recientes

¿Qué me está pasando?

A finales de 2020 sentí que quería cambiar. Sentí que quería cambiar mis dinámicas, mis rutinas, a qué dedicaba mi tiempo. Lo tenía claro. Menos fútbol, menos trabajo, más cultura, más desconexión. Ad

No era mi olor

Vivo en Vitoria-Gasteiz desde hace casi tres meses. Una experiencia que tuve que aceptar casi por decreto. Imagina haberla rechazado. Vértigo. Vivo en Vitoria-Gasteiz desde hace relativamente pronto.

コメント


¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page