¿Mi barrio favorito de Londres?


Londres es una de las ciudades más maravillosas del mundo. Es caótica como acogedora a partes iguales. Millones de personas a tu alrededor y, a su vez, seguramente puedas sentirte más solo que en ningún otro lugar. Una ciudad de contrastes. Miles, millones de contrastes.

Estuve allí la primera semana de septiembre descubriendo sus rincones y saqué muchas conclusiones y reflexiones. Uno de ellos: los lugares más famosos fueron los que menos me transmitieron. Otro, sin duda, que encontré un lugar maravilloso llamado Shoreditch.

Llegué al barrio de Shoreditch casi por casualidad. No lo buscaba, sinceramente. Buscaba una tienda de camisetas de fútbol vintage y, tras estar un rato entre sus decenas de perchas con cientos de artículos, decidí marchar. A la salida me encontré algo maravilloso. Casi de la nada, casi por sorpresa, partiendo de la eterna curiosidad del que desconoce prácticamente cualquier detalle que le rodea. Me encontré con un barrio que mezclaba lo alternativo con lo moderno, todo ello con un clima gris, como apagado. ¿Sabéis ese tópico londinense de que las casas de ladrillo y el ambiente es nublado? Pues eso, pero con rincones increíbles que se traducían en galerías de arte, en murales pintados en sus paredes, en librerías con libros inimaginables (¡y precios increíbles!). Un barrio de Malasaña, pero a lo bestia, sin tanto postureo, sin tanto moderno etiquetado.

Puedo asegurar que mucha de la gente que vi allí eran realmente así (algunos incluso impactaba por su personalidad), y fue lo que me atrapó. Como he escrito líneas atrás, estaba lejos de los sitios más famosos, masificados. Aunque debo reconocer que encontrar un lugar casi solitario en Londres fue tarea difícil, pero nada que ver con los clásicos London Eye, Parlamento, Picadilly Circus, Leicester Square, Tower Bridge o Elizabeth Tower, por ejemplo. Nada. Nada que ver.

Primero, por su estética, por sus contrastes (algún día escribiré de los contrastes de Londres), por su contrariedad. Segundo, por sus lugares, por sus tiendas, por sus librerías, por sus cafeterías, por sus murales, por sus galerías de arte, por sus casas, por todo en general. Un barrio alternativo expuesto a la máxima potencia. Shoreditch es una locura de lugar. De hecho, reconozco que la próxima vez que vaya a Londres creo que iré directamente a un lugar como Shoreditch para exprimir más la experiencia. Lo vivido quedó reducido a una tarde de paseo, casi de pasada.

Uno de los momentos que más me maravillaron fue descubrir Brick Lane Bookshop, una pequeña librería repleta de estímulos. Desde libros alternativos a postales originales, pasando por todo tipo de artículos artesanales que destellaban creatividad por los cuatro costados. Hice unas compras junto a mi novia. Concretamente, si no recuerdo mal, nos llevamos 5-6 libros y 4 postales. Estuvimos un buen rato mirando sus estanterías, echando un ojo a sus libros, sus ejemplares, hablando con sus propietarios incluso con alguna duda. Y ojo al detalle: no llegó a 17 libras la compra. Con ese precio hay veces que no compras ni un libro en España. Pues allí fueron 5-6, no lo recuerdo concretamente, pero algo así.

Al llegar al hotel no pude reprimir buscar Shoreditch en Internet. Pronto me salieron fotos espectaculares (algunas de ellas ya dormían tranquilamente en mi carrete del móvil) y pronto, también, descubrí que lo que para mí era una sorpresa y una novedad, no era tanto para Google. Había estado en el barrio de moda, y ni siquiera lo sabía. Quizás eso me reconfortó más. Haber estado allí siendo ignorante, adquiriendo como una esponja todos los estímulos que me había ofrecido, sin más, como un visitante nuevo que (sinceramente) no sabía ni cómo había llegado allí, me hizo sentir mucho mejor que si por la mañana todo hubiera nacido de un "Hoy vamos a Shoreditch".

Lo dicho. Podría escribir mil líneas más sobre este barrio, pero dejaré que lo descubráis vosotros y vosotras.

Entradas Recientes

Ver todo

Divagaciones desde un tren

Escribo desde el tren. Un tren desde Ourense a Madrid. El segundo tren del día, ya que el camino comenzó sobre las 8:45 de la mañana en Sarria (Lugo). Viajo a la capital para pasar una semana. Pese a

Una bandera de Canadá

Es una imagen que veo todas las noches. A diario. Una bandera que me llamó la atención desde el primer día. Me gusta detenerme muchas veces en ese rincón de la casa. Me ayuda a desconectar un poco, me

Los libros que he leído en 2021

Iré dejando en esta lista los libros que vaya leyendo durante este año 2021. YA COMPLETOS: -El mensaje de Pandora https://www.planetadelibros.com/libro-el-mensaje-de-pandora/318222 -Las puertas templa

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?