top of page

Lo voy a pensar seriamente este verano

Desde lo sucedido el pasado domingo en Mestalla con el incidente racista de Vinicius, he estado pensando mucho, demasiado. Sobre todo, por las consecuencias mediáticas e informativas que han explotado.


Meterme en Twitter desde entonces está siendo agónico, totalmente enfermizo. Me ha afectado al estado de ánimo. Primero, por lo vomitivo de todo. Segundo, porque afecta directamente a mi tierra. Tercero, porque ha sido prácticamente imposible aislarse. De hecho, pensaba que tenía un timeline sano y, estos días, me he dado cuenta de que debería hacer alguna que otra limpieza.


Por ello, aprovechando que el final de la temporada está cerca, que pronto el curso bajará la persiana, quizás sea un buen momento para decidir seriamente cómo enfoco la próxima campaña. Estos días han sido asquerosos, vomitivos, desmedidos, violentos, preocupantes. Me ha afectado. Me ha afectado mucho. Y eso que no he expresado nada al respecto y que no he sido parte activa del problema.


[Hago un paréntesis para exponer que, creo, el mantenerme al margen (salvo un tweet anoche) ha provocado mi malestar, al no poder opinar abiertamente. Pero, dentro de un tiempo, me daré cuenta que ha sido una decisión acertada porque, así, he evitado leer comentarios dañinos directamente contra mi persona. Lo que he leído, me ha afectado, pero no iba conmigo el tema. Es la lección que saco de todo esto en mi posición: el haberme controlado]


El escenario es perfecto. Pronto acabará la temporada y el vacío deportivo quedará instalado hasta mediados de agosto. Esas semanas, ese periodo, voy a tener que usarlo para plantearme realmente qué quiero hacer con mi cuenta, qué quiero hacer de cara al próximo curso.


Si lees habitualmente este blog, sabrás que ya he hablado más de una vez sobre la opción de dejar Twitter. Inicié mi marca personal en 2009, hace algo más de 14 años, y muchas veces me he visto sometido a críticas creadas en la ignorancia y el resquemor. Incluso la envidia en algunos casos localizados. Por ello, el desgaste estuvo presente durante muchos años.


Ahora lo llevo mejor. Pero, confieso, creía que tenía mucho mayor control, porque si lo sucedido desde el pasado domingo me ha afectado tanto (sin tener nada que ver conmigo, importante) es una alarma que debo tener en cuenta.


Lo que se ha vivido en los últimos tres días es una locura y me debería obligar a tomar medidas.



11 visualizaciones

Entradas Recientes

Apagarse

Las personas, fallecen. Los hierros, se oxidan. La lágrima, cae. La estufa de leña, pierde su estado candente. La comida, caduca. Tu cabello, o bien se cae, o blanquea. El sol, con nubes, se esconde.

8 diferentes lugares para leer

Leer en casa, en una biblioteca o en el metro, puede estar bien. Pero a veces quizás sea necesario ir un paso más allá para hacer algo alejado de lo habitual. Algunos lugares diferentes para leer: Un

Ese tipo de personas

Personas que salen hablando en las fotos. Personas que no se callan en una sala de cine. Personas que se gastan 1.000 euros en su teléfono y la app de 4'99 les parece cara. Personas que "Yo no soy hom

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page