Lo vintage de lo moderno

Desde Operación Triunfo al Nokia 3310, pasando por series de televisión hasta las cámaras Polaroid. Lo antiguo vuelve, lo que vivimos en épocas pasadas tiende a volver. Ha sido la tónica de los últimos meses. El recuerdo de lo antaño, la añoranza de aquello que vivimos, ha ido volviendo a la actualidad recreando sensaciones, recreando situaciones y generando innumerables situaciones en el último año.

En la era de lo digital, ser analógico pasa a ser alternativo, hipster. Entonces pasas a ser alguien interesante, el que destaque. Un detalle tan asimilado hace poco más de una década, como tener fotos físicas, se ha convertido en algo original. De hecho, hace ilusión, entra cierto gusanillo. Los métodos son diferentes, ya que ahora normalmente puedes acceder tú mismo a imprimir tus fotografías desde el ordenador, pero ver fotos impresas es algo que nos llama la atención.

La típica frase de padre/madre «Eso lo llevaba yo de joven«, cuando te pones unos pantalones «modernos», o te dejas un flequillo demasiado largo, y similares. Lo antiguo está de moda. Ahora bajo el sobrenombre de ‘vintage’ pero se ha instaurado como una corriente donde lo analógico vuelve a enamorar, y probablemente enamore ahora más que antes. Antes era lo normal y gustaba, o no, pero seguramente no enamoraba como lo hace ahora, porque ahora se añora, se echa de menos aquella sensación.

Los productos no son mejores ni peores (probablemente antes eran de mejor calidad, o eso dicen), sino que antes nuestras vidas pasaban por otras etapas. Esos productos están ligados a nuestra infancia, a nuestra adolescencia, cuando nuestras vidas estaban en otros ámbitos, en otros niveles, y seguramente éramos más felices. Volver a aquello es un deseo casi imposible, pero en la era del consumismo algunos han visto negocio. Eso sí, sentimos ese cosquilleo, nos lo hayan vendido de una forma bonita, o no. Vemos una cámara analógica y tenemos recuerdos. Escuchamos una canción en un tocadiscos y pensamos que el sonido es más puro, cuando seguramente no sea de mejor calidad que una canción en formato digital actual.

Son nuestros sentimientos, nuestros recuerdos, y están de moda.

Entradas Recientes

Ver todo

El último número de Gràffica

Esta mañana he recibido el último número de Gràffica y quiero contarte todo lo que ha pasado desde que me enteré de su lanzamiento hasta que ha llegado a mi buzón. Para empezar, me quedé fascinado, en

¿Cómo es la luz de València por la noche?

Echo de menos València casi desde el primer día en el que me trasladé a Madrid. Es tan sencillo y fácil de explicar como usar la famosa frase "Como en casa, en ningún sitio". Es la realidad. Sin embar

¡Lo han robado!

Desde hace un tiempo soy cliente de 'La Peliculera', una tienda de fotografía que tengo cerca de casa en Madrid. Es un lugar pequeño, pero coqueto, donde disfruto cada vez que paso por allí. Se respir

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?