top of page

La no-torre de la radio


Seguramente, parecerá una confesión friki, pero cuando uno ama la radio, le apasiona el mundo de la comunicación y tiene una capacidad innata por soñar y dejarse llevar, os puedo asegurar que esta imagen tiene mucho valor y significado. Me ocurre ahora, cuando el trabajo me lo permite. Salir a ver el atardecer en la terraza (bendita salida de emergencia en esta cuarentena) y ver esa torre, tan cerca pero a la vez tan lejos. Es una sensación tan bonita, tan indescriptible, que siempre me permite acabar recordando aquella etapa en la que ansiaba un mensaje, un correo, con esa respuesta afirmativa que me devolviera a una capital que, confieso, no me tiene enamorado al cien por cien, pero que cuando no estoy la añoro. Esta es la famosa torre de la que ya os he hablado en más de una ocasión. El edificio de la Cadena SER está justo al lado (hasta hace poco creí que era ese), pero sólo con ver ese reloj ya me traslada a ese bullicio de la Gran Vía.

3 visualizaciones

Entradas Recientes

Escribo desde un tren. No es la primera vez que escribo desde un tren. No es la primera vez, porque me gusta, porque se ha convertido casi en tradición. Cuando tengo un trayecto largo (más de tres hor

Hace unos días ya expresé algunas sensaciones sobre un viaje que voy a hacer esta semana. Y hoy vengo a expresar la misma ilusión, las mismas ganas y el mismo deseo de que llegue el momento en el que

The End of the F***ing World fue una serie que me gustó mucho. Más allá de su historia, su guión y lo que narran sus capítulos, me enamoró por su fotografía y el trato de su imagen. La primera tempora

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page