top of page

Juntar letras. ¿Desprecio o broma?

No quiero que este post sea una crítica ni una queja. Sólo quiero expresar algo que llevo leyendo muchos años en Twitter, y que, creo, me parece un menosprecio hacia una preciosa profesión como es la de escritor/redactor.

A mí me apasiona la escritura. Me encanta. De hecho, este blog nació de esa necesidad de escribir, de transmitir, de contar historias, de narrar hechos. Como he dicho antes, llevo mucho tiempo leyendo a gente que en sus respectivas biografías de Twitter se definen como «juntaletras». Y me fastidia, lo reconozco. Puedo entender que quieran quedar como modernos, como personas malotas, pero me parece un menosprecio enorme hacia una profesión que es preciosa. ¿De verdad alguien que ama la escritura (o eso quiere aparentar) se define así? ¿Se resume en eso, en juntar letras?

Para mí la escritura es pura magia. Un autor, un redactor, un escritor, es capaz de transportar al lector a lugares maravillosos gracias a esa actividad que, para muchos, es juntar letras. Si fuera juntar letras podría hacerlo un niño en preescolar cuando su profesor, o profesora, le enseña las primeras vocales. Pero esto es mucho más. Se trata de arte. El arte de narrar, de teletransportar a la gente. ¿Por qué la literatura es una de las actividades más realizadas en el mundo? Porque hay millones de personas en el mundo que aman la lectura. Es decir. Unos producen las mejores historias del universo para que otros sueñen despiertos. Es así. Es mucho más que juntar letras, por favor.

E insisto. Quiero pensar en que es un tópico para ser molones, modernillos, y quedar como un viejoven ante sus seguidores, pero es una «broma» que me hace poca gracia, ya que me parece una profesión, una afición, tan bonita, tan universal, tan enorme, que resumirlo a ese término me resulta hasta embarazoso.

He dicho.

0 visualizaciones

Entradas recientes

Homo urbanitas

Si me has leído recientemente, sabrás que he vuelto a mudarme. Y aquí encuentro una oportunidad de hacer deporte en entornos naturales que, por mucho que ame y adore València, no encontraba desde hací

Casi dos meses

Casi dos meses desde el último post que subí y publiqué. Dos meses de cambios, claro está. Desde el pasado 11 de marzo, me mudé de nuevo para embarcarme en un proyecto tan imponente como interesante,

Comments


¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page