top of page

Estoy de acuerdo

Hace unos meses vi 'Todo a la vez en todas partes' y no me gustó demasiado. No pensaba que era mala, ni que estaba mal producida, pero no me parecían lógicas las gigantescas buenas críticas que había y estaba recibiendo.


Digamos que, partiendo de la base de que la ciencia-ficción no me ilusiona demasiado, no me generó ninguna sensación de fascinación. Creo que está bien trabajada, bien narrada, con una historia terriblemente imaginada, pero este tipo de películas me transmiten algo así como un entretenimiento barato. Prefiero ver otras cosas, pero simplemente es mi opinión.


Sin embargo, como me ha pasado en numerosas ocasiones, estoy de acuerdo con Carlos Boyero. En su última crítica en El País, 'Todo a la vez en todas partes: ¿esta cosa es el presente del cine?', el crítico dejó algunos titulares ante los que sólo pude fabricar una pequeña sonrisa de "Qué cabrón, lo dice tal cuál". Boyero deja perlas como "lamentable película, un disparate inentendible, bobamente imaginativo, pesado de ver y de escuchar", y estoy de acuerdo en cierta medida.


Mi posición no es tan drástica, no tan dura, no tan directa. No me gustó, no me pareció una maravilla, pero de ahí a catalogarla de disparate, creo, hay una distancia gigantesca. Que no me guste a mí no quiere decir que no quiera que vaya la gente al cine a verla. La gente debe ir al cine, en general, y si quieren ir a ver esta producción, adelante. Yo ya he advertido.


La película me pareció pesada, larga, con demasiados giros que me generaban de todo menos atracción y, claro está, sabía que iba a tener opciones de premios porque (lamentablemente, para mí) este tipo de películas parecen ser un seguro en salas. No estoy en el público potencial de este tipo de producciones. Nunca (creo) lo he sido y ahora, que mi vida va hacia un camino antagónico a mi rutina de hace años, menos aún.


Estoy de acuerdo, una vez más, con Carlos Boyero. No siempre, no siempre firmo sus críticas y palabras, pero esta vez sí. Y como lo dice él, me limito a suscribirlo sin la necesidad de dar una opinión mucho más extensa y que pueda ponerme en una posición de haterismo ilustrado.

3 visualizaciones

Entradas Recientes

¿Qué me está pasando?

A finales de 2020 sentí que quería cambiar. Sentí que quería cambiar mis dinámicas, mis rutinas, a qué dedicaba mi tiempo. Lo tenía claro. Menos fútbol, menos trabajo, más cultura, más desconexión. Ad

No era mi olor

Vivo en Vitoria-Gasteiz desde hace casi tres meses. Una experiencia que tuve que aceptar casi por decreto. Imagina haberla rechazado. Vértigo. Vivo en Vitoria-Gasteiz desde hace relativamente pronto.

Commenti


¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page