El arte de crear historias


Una fotografía captada en un plano general que muestra a los jugadores de la primera plantilla durante uno de los últimos entrenamientos en la ciudad deportiva del equipo. Estas instalaciones se localizan en Mallavia, una población que apenas supera los 1.150 habitantes y que, gracias a esta foto, he descubierto.

El contraste del escenario, su temperatura de color, lo bien captado que está el momento, el buen tiro de cámara. Me parece precioso. Me transmite ese clima norteño que muy seguramente sea frío, en mitad de un día nublado, en ese entorno tan característico. Tuve el placer hace ya un par de años de conocer a uno de los editores que tiene el Eibar en su equipo de trabajo y me sentí en la obligación de felicitarle por su gran trabajo, por ese gusto tan personal, tan cuidado, tan característico. En ocasiones, siento admiración pura por los contenidos del conjunto eibarrés en sus redes sociales porque ofrecen un cuidado, una delicadeza, un trato, que me parecen extraordinarios.

Una conversación. Una explicación. Incluso una clase de fútbol del técnico José Luis Mendilibar. Todos atentos. Un rondo en torno a la figura del entrenador. Todos escuchando. Un círculo de profesionales atendiendo la lección. Todo ello en un entorno mágico, enigmático, especial, que roza el misterio. Tú, yo, mucha gente, habremos visto últimamente series que ocurren en entornos así. ¿No os recuerda a Dark, Zone Blanche o Twin Peaks? Tuve la oportunidad de dedicar un par de minutos a pararme, a observar, y a dejarme llevar. Me trasladé mentalmente a ese terreno de juego y casi sentí la humedad del césped, el frío del ambiente, incluso me quedé mirando hacia los árboles, esperando ver alguna figura misteriosa que observa el entrenamiento en silencio, escondido. Quizás mi deseo cinematográfico ayudó a todo ello.

Con esta fotografía, en el Eibar han vuelto a lograrlo. El arte de crear historias.

0 visualizaciones

Entradas Recientes

La fotografía siempre ha estado presente en mi vida. De forma directa o secundaria, pero siempre estaba de pie en una esquina esperando su momento. Desde hace unos años, más. Cuando estudié Producción

Viajaba a casa desde el trabajo el pasado viernes. Uno de los trayectos en metro más felices de la semana, supongo. Supongo, porque los trayectos en metro tienen poco de bonitos, atractivos o cómodos.

Desde hace un tiempo he intentado sanear mi uso del móvil. Nunca he considerado tener adicción al móvil, pero es cierto que algunas veces me he dado cuenta que he caído en el error de abrir una app si

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?