top of page

Confieso que me gusta

Recientemente, instalé las actualizaciones de mi smartphone y confirmaba lo que ya había visto en el de mi pareja desde hacía unos días.


La nueva actualización, entre otras muchas cosas, presentaba una nueva presentación de la pantalla bloqueada. Una nueva imagen con una nueva tipografía que, lejos de ser la más elegante, me gusta. Me gusta mucho, de hecho.


No sé qué piensa la gente en general sobre esta nueva fuente para la hora, porque reconozco que cada vez consumo menos Twitter. Sí genero contenidos, sí actualizo, sí comparto cosas, pero no me interesa realmente de qué habla la gente. Mi salud, poco a poco, me lo agradece. Por ello, a nivel personal, simplemente puedo decir que me gusta. Me parece un cambio sencillo, simple, pero efectivo.


No sólo es la tipografía más redondeada, sino que el tamaño es mucho más grande. No es que antes me quejara ni me resultara molesto, pero ahora, con este cambio, con esta nueva vista, reconozco que me gusta mucho más.

11 visualizaciones

Entradas Recientes

Escribo desde un tren. No es la primera vez que escribo desde un tren. No es la primera vez, porque me gusta, porque se ha convertido casi en tradición. Cuando tengo un trayecto largo (más de tres hor

Hace unos días ya expresé algunas sensaciones sobre un viaje que voy a hacer esta semana. Y hoy vengo a expresar la misma ilusión, las mismas ganas y el mismo deseo de que llegue el momento en el que

The End of the F***ing World fue una serie que me gustó mucho. Más allá de su historia, su guión y lo que narran sus capítulos, me enamoró por su fotografía y el trato de su imagen. La primera tempora

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page