¿Con quién me gustaría tener una foto?

No soy muy de pedir fotos porque siempre pienso que es una molestia. Durante mi etapa en la radio es cierto que me hacía varias fotos a diario. Con invitados, con compañeros, incluso selfies. Algunas me hicieron ilusión, claro está, y ahora las miro y me traen buenos recuerdos.


Sin embargo, aquel contexto facilitaba la captura. Venían a hacer entrevistas y casi era rutina la protocolaria fotografía posterior que, es cierto, me permitieron crear un álbum de memorias bastante interesante.


Ahora no. La última fotografía que pedí fue en 2019. Había entrado en el turno intermedio en el periódico. Recién aterrizado como quien dice, habiendo dado el relevo a mi compañero, me encontraba hablando con Darío, el jefe de sección (echo de menos trabajar con él, un tipo extraordinario) y de repente, al fondo, salió de una sala del diario Ronaldo Nazario da Lima. El primer impulso fue el de simplemente observar. A pocos metros de mí estaba una de las grandes leyendas de la historia del fútbol. No quería pedir una fotografía. Primero, por el qué dirán. Segundo, porque no quería molestar. Sin embargo, vi que se empezaba a hacer una cola. Alguien le había pedido si podía dedicar unos minutos a hacerse fotografías. Aún así me vi parado. Fue mi jefe quien casi me obligó. Y así fue.


Sin embargo, no suelo pedir fotos por lo comentado anteriormente, pero es cierto que existen ciertas personas que, sí o sí, si se diera el caso de tenerles cerca, delante, y fuera viable sin molestar demasiado captar el momento, lo haría. Ahora mismo, cuando escribo esto, serían los siguientes:


Andreu Buenafuente.

Sigo su trabajo desde hace casi 20 años. En València, por aquel entonces, podía verse TV3 y Andreu Buenafuente empezó a entrar en mi vida. Adoro su humor, su estilo, su trabajo más allá de los platós, su saber estar, su saber sobreponerse a problemas muy complicados. Rara ha sido la vez que alguna producción suya no me ha gustado. Me gustó incluso un podcast experimental que compartió en iVoox. Es uno de mis referentes a nivel profesional y personal.


Isabel Coixet.

Es seguramente mi directora de cine favorita. Primero, por sus producciones evidentemente. Segundo, porque siento cierta atracción sobre las personas que van a contracorriente. Tercero, porque he ido leyendo mucho sobre su filosofía de vida, pensamiento y sentimientos, y me siento muy identificado. Cuarto, porque si mucha gente le critica ya es suficiente argumento para apoyarla. Me encanta su forma de hablar, su papel directo, su forma de ver la vida. Me gusta cómo escribe, como dirige, las ideas que le llegan a su cabeza. Como anécdota, recuerdo muchos breves momentos en mi safe place gallego, en aquella terraza en verano, en aquel coqueto rincón en otoño-invierno. No soy lector habitual de ABC, pero sí me gustaba buscar el suplemento XL semanal para leer la opinión de Isabel. Ese cosquilleo especial de saber que voy a leer algo diferente, especial, es lo que me atrae de su obra y de su persona.

Leo Messi.

No soy muy de pedir fotos, en general. Tampoco a futbolistas, pero Messi es un caso extraordinario. Podemos estar hablando del mejor futbolista de todos los tiempos. Pocos se le acercan. Nadie le supera. Es por ello que podría hacerme ilusión conseguir una instantánea con él. El día de mañana se hablará de sus éxitos, de su estilo, de su poder de determinación sobre el césped, de su legado, de su extraordinaria carrera profesional. Es un caso único.


Marion Cotillard.

Una de mis actrices favoritas. Hace como 12 años descubrí en una calurosa madrugada de verano (mientras descansaba de mi rutina de radio) la película Pequeñas Mentiras sin Importancia. Fue una película que me fascinó porque me hizo sentir algo muy especial. Entonces, entre otras muchas cosas, descubrí a Marion Cotillard. Seguramente, ya sería una actriz reconocida y respetada en Francia, pero fue aquella noche cuando entró en mi vida. Es una actriz que me maravilla, que me enamora incluso, que me fascina. Cuando encuentro una película suya ya sé que es un buen plan. Me da igual la temática, el enfoque o la duración.


Iker Jiménez.

Mi padre me descubrió su figura y desde entonces le sigo muy de cerca. En televisión, en radio, en podcast, en YouTube. Allá donde cree contenidos, ahí estaré. Me parece un comunicador nato, con una experiencia longeva y muy seria, con una ilusión innata que sigue creciendo con el paso de los años. Me parece un ejemplo a seguir, un espejo en el que fijarme. A nivel personal (por sus ganas, por su fidelidad, por su creencia) y a nivel profesional (tiene el don de la comunicación, supera todo tipo de crítica y barrera, es dueño de su empresa).


Olivia Colman.

Una de las mejores actrices del planeta. No exagero. Polivalencia absoluta, profesionalidad y una personalidad entrañable. No la conocí hasta cuatro años gracias a mi pareja, pero desde entonces es una de mis fijas. Es un tesoro de persona, con un sentido del humor extraordinario y una capacidad para crear todo tipo de personajes increíble. En su carrera puedes encontrar películas y series de todo tipo. Si no la conocías, felicidades, has encontrado una maravillosa artista.


Áxel Torres.

No sé si sería ético pedirle una foto a un compañero de profesión, pero con Áxel Torres haría una excepción. Es un referente. Le seguía en mis primeros pasos cuando tenía un blog (Planeta Áxel) en blogspot.com y siempre le tuve como un ejemplo a seguir. Recuerdo que iba fijándome en sus etapas y en la edad que tenía para intentar cumplir mis metas en esas edades. Me parece un profesional excepcional y creo que, sin conocerle, admiro mucho su personalidad. Me haría ilusión, sin duda, tener una foto con él y creo que, sinceramente, podría tenerla porque tengo contactos directos con él, pero siempre acabo pensando en que no quiero molestar.


Zoe Kazan.

Descubrí su trabajo en Ruby Sparks gracias a mi amiga Esther y se quedó hasta el día de hoy. Aquella película me marcó por muchas razones, y Zoe formó parte de aquello. Reconozco que mi admiración tiene algo que ver más con el sentimiento y atractivo que por su trabajo. Pero es cierto que cuando encuentro una película suya la añado a mi lista de pendientes porque sé que va a ser un momento muy especial.


Woody Allen.

Uno de mis directores favoritos. Reconozco que sus mejores momentos en el mundo del cine parecen lejos en el tiempo, pero muchas de sus películas están entre mis favoritas. Su humor, la forma como crea sus producciones, el enfoque que ofrece. Estoy absolutamente al margen de toda polémica sobre su figura. Esté de acuerdo o no, creo que su obra está por encima de totalmente todo y esa es mi postura. Algunos de los mejores momentos en mi adolescencia tienen sus películas como fondo.


Claudio López.

Mi primer ídolo en el mundo del fútbol. Una leyenda del Valencia CF que marcó a muchísimas generaciones con su velocidad y olfato goleador. El argentino firmó los primeros pasos de la etapa más histórica del club. Su gol ante el Atlético de Madrid en la final de la Copa del Rey en 1999 provocó que, por primera vez en mi vida, llorara. No sabía qué me estaba pasando, pero estaba llorando. Su cara tras marcar, emocionado, hizo que me rompiera. Su dorsal 7, sus goles al FC Barcelona, el contexto histórico del club. Me marcó de una forma brillante.


Berto Romero.

Su figura la vinculo mucho a la de Andreu Buenafuente y es injusto. Es injusto porque Berto es un artista completísimo que se ha forjado una carrera muy importante. Como cómico en televisión, radio y cine. Como creador y productor. Admiro mucho su figura porque, por mucho que me parezca una figura cómica que me hace sentir muy bien, soy consciente de que es una persona con un fondo muy lleno, muy interesante, incluso inteligente. Hace un tiempo me lo crucé cerca de casa y sentí algo muy especial en el estómago. Creo que la sensación de no querer molestar hizo que no me diera la vuelta y le pidiera una foto.


Johnny Depp.

¿Cómo no adorar a Johnny Deep como artista? Quizás estemos ante uno de los mejores actores de la Historia. Es la realidad. Cualquier persona tiene en su vida una película de su carrera profesional. Admiro su trabajo. Me está costando incluso escribir este apartado porque mi admiración está demasiado alta como para alcanzar a describir mi sentimiento.

11 visualizaciones

Entradas Recientes

Este es un post que estaba en la recámara desde hace varios, muchos, días. Quiero hablar de Hogwarts Legacy, de lo que representa, de lo que supone y lo que sentido desde que se publicó el último game

Llevo un tiempo pensando que existe cierto descontrol. Un descontrol que, si fuera otro ámbito, podría denominarse algo así como una burbuja. ¿Qué está pasando con las empresas que venden hamburguesas

Hace unos días leía un artículo que el periodo de entretiempo estaba en decadencia. No ha acabado noviembre. De hecho, sobre lo que voy a hablar, viene ocurriendo desde hace semanas. Parece que ya qui

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?