top of page

Without mask in the supermarket

He vuelto a entrar en un supermercado sin mascarilla y ha sido algo tan normal como especial.


Lo primero, la entrada, el saber que no te habías puesto la mascarilla, el ver por primera vez después de más de dos años gente con la cara descubierta en un espacio cerrado. Esa sensación extraña de saber que no estás haciendo algo ilegal pero que llevas mucho sin hacerlo.


Puede parecer absurdo, pero he vuelto a oler la fruta, la sección de higiene, el rincón de comida para llevar, el olor de cerca de los productos refrigerados.


Este post podría resultar inútil hace dos años. Quizás hoy también, pero ha sido la primera vez en muchísimo tiempo en el que he entrado sin mascarilla a un supermercado y ha sido totalmente estimulante.

7 visualizaciones

Entradas Recientes

Escribo desde un tren. No es la primera vez que escribo desde un tren. No es la primera vez, porque me gusta, porque se ha convertido casi en tradición. Cuando tengo un trayecto largo (más de tres hor

Hace unos días ya expresé algunas sensaciones sobre un viaje que voy a hacer esta semana. Y hoy vengo a expresar la misma ilusión, las mismas ganas y el mismo deseo de que llegue el momento en el que

The End of the F***ing World fue una serie que me gustó mucho. Más allá de su historia, su guión y lo que narran sus capítulos, me enamoró por su fotografía y el trato de su imagen. La primera tempora

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page