top of page

Arriesgar


Acabé asumiendo que no había otra.

Una vez a Barcelona.

Todavía recuerdo sus atardeceres por el Gótic.

Tenía respeto (que no miedo) a volar. Estuve en Londres.

Lo hice acompañado.

Creé un podcast.

Era un viejo deseo.

Dirigí mi vida al fútbol y al community management.

Necesitaba hacerlo.

Creé un canal de YouTube.

Fue una salida del armario tras años detrás de un avatar.

Me he enamorado varias veces.

Viví sus mejores momentos. Sufrí sus peores consecuencias.

Acepté trabajar en grandes medios de comunicación.

Todavía no he asimilado muchas de esas etapas.

Quise ver mi nombre publicado en un periódico de papel.

Ese número brilla en el cajón del estudio.


Y todavía sé que los mayores riesgos, las mayores decisiones, están por venir.

0 visualizaciones

Entradas Recientes

Escribo desde un tren. No es la primera vez que escribo desde un tren. No es la primera vez, porque me gusta, porque se ha convertido casi en tradición. Cuando tengo un trayecto largo (más de tres hor

Hace unos días ya expresé algunas sensaciones sobre un viaje que voy a hacer esta semana. Y hoy vengo a expresar la misma ilusión, las mismas ganas y el mismo deseo de que llegue el momento en el que

The End of the F***ing World fue una serie que me gustó mucho. Más allá de su historia, su guión y lo que narran sus capítulos, me enamoró por su fotografía y el trato de su imagen. La primera tempora

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page