¿A qué aspira el Tottenham 2022-23?


El Tottenham Hotspur firmó un final de campaña liguera extraordinario, totalmente positivo, imponente, efectivo y determinante que le permitió, entre otras cosas, sellar oficialmente su vuelta a la Champions League.


Un logro deseado, con tintes épicos por la remontada liguera en la clasificación en el tramo final, por habérselo ganado al eterno enemigo histórico, Arsenal, y por lo que presenta en el horizonte de la próxima temporada. El himno de la Champions League volverá a sonar para la afición Spur en el norte de Londres en un Tottenham Hotspur Stadium que se convertirá en uno de los grandes focos de la temporada en el Viejo Continente.


Un reto importante tras varios años de ausencia que, en consecuencia, ha activado un nivel de exigencia deportiva e institucional desde el minuto uno del sellado. Es una realidad. El equipo se enfrentará a los mejores equipos del fútbol europeo y necesitará una plantilla competitiva, necesitará fichar jugadores de primer nivel. Eso provoca que la exigencia institucional desde la propiedad se eleve considerablemente para cumplir con las exigencias técnicas y del próximo curso deportivo.

Lo están consiguiendo, por ahora. Están firmando jugadores de primer nivel como Richarlison y Perisic, y complementos interesantes como Bissouma y Lenglet. Todos ellos caras nuevas, más la que podrían llegar en las últimas semanas del mercado. Ellos, los citados, adquieren un mayor grado de importancia cuando las bases más sólidas de la plantilla continuan, seguirán, estarán la próxima temporada.


Fichajes muy interesantes para complementar un proyecto liderado por Antonio Conte. La figura del técnico italiano ha sido totalmente clave en la consecución del objetivo europeo. Su personalidad se instaló de forma vital en el vestuario y el rendimiento del equipo fue de más a menos hasta alcanzar la meta establecida.

Conte seguirá liderando al equipo con las caras nuevas, pero también con jugadores absolutamente vitales, relevantes e importantes al máximo, que, contra todo pronóstico, no han sido protagonistas del mercado de rumores. Harry Kane y y Heung-min Son firmaron una temporada 2021-22 estratosférica, a la altura de muy pocos jugadores en el mundo, y todo parece indicar a que seguirán siendo estandartes absolutos del equipo el próximo curso. Ambos formarán junto al recientemente fichado Richarlison un tridente de lujo absoluto.


El proyecto 2022-23 del Tottenham Hotspur apunta alto. Bastante alto. Tienen condiciones de sobra para dar vida a la pelea por el título, tienen una de las plantillas más apetecibles de ver y seguir en las islas británicas, y el reto de volver a la Copa de Europa late con fuerza en los corazones de los aficionados Spurs.

0 visualizaciones
¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?