top of page

¿Qué le ocurre a mi cabeza?


Soy español, nací en España, pero pienso en valenciano y en inglés. Cada vez más. ¿Es grave, doctor? Soy valenciano, también, por lo que pensar en valencianà/català no debería ser tan anormal ni tan trágico. De hecho, es lo más normal, aunque viendo los sucesos de los últimos meses algunos verán en estas líneas cosas que seguramente sólo están en sus mentes. Lo del inglés me llama más la atención.

No hablo inglés habitualmente. Sí leo, sí escucho, sí lo escribo, pero no suelo hablarlo más allá de alguna reunión de trabajo suelta al mes. Pero últimamente, pienso en inglés, bastante, y me sale de forma casi automática, como si fuera consecuencia de una hipnosis, de una obsesión. En mi inglés autodidacta, mi cabeza empieza a pensar en la lengua de Shakespeare.

Adoro el Reino Unido, en general. Me considero un british victim desde hace años, cuando mi personalidad empezó a forjarse y cuando tu mente empieza a detectar los caminos que vas a tomar en próximos años. Personalidad, dicen. Bien, pues así es. Eso me ha llevado a la corriente de las islas. Allí arriba, separados del viejo continente, en su territorio insular independiente. Quizás fruto de la lejanía, pero todo parece más romántico. Seguramente, sea todo más normal de lo que parece, pero permítanme el deseo y placer de soñar.

Hablar inglés era uno de mis bloqueos personales. No porque no lo entienda. No es perfecto, pero tampoco malo. Lo tengo presente a diario y acabas aprendiéndolo casi sin querer. Pero al no usarlo habitualmente hacía que me impusiera la opción de tener que hacerlo. En mi nueva etapa en Madrid, por obligaciones, me ha tocado hacerlo y parece ser que me ha desbloqueado algo mentalmente.

Lo de pensar en valencià es algo más normal. Es un idioma que tengo presente desde pequeño, sobre todo en materia de estudios, viviendo alguna etapa profesional en Barcelona y es algo que tiene alguna que otra lógica más. Soy valenciano, hablo valencià. Hasta aquí, normal, pero ¿por qué en inglés?

Quiero pensar que es por mi autoexigencia extrema, por mi obsesión de todo aquello que hago. Soy de esas personas que si no hago algo al cien por cien, no lo hago. Las cosas se hacen o no se hacen. Para hacer algo a la mitad, se deja estar para economizar tiempos y esfuerzos. Soy autodidacta, siempre lo he sido, y creo que es clave en esto que me está pasando.

¿No pienso en español? Claro que sí, claro que pienso en español, pero cada vez me ocurre esto expuesto, y ni me preocupa ni me parece algo serio. Pero sí muy curioso.

50 visualizaciones

Entradas Recientes

Sobre Carlos Boyero

Recientemente, Carlos Boyero ha vuelto a ser tendencia en Twitter por sus comentarios sobre Jodie Foster y quería exponer algunos puntos que han estado latiendo en mi cabeza desde hace tiempo. Cuento

Mi nuevo rincón favorito

Confieso que cuando consigo mezclar arquitectura y fotografía puedo llegar a obsesionarme con según qué rincones, con según qué edificios. Obsesionarme nivel modificar mi trayecto para pasar por ahí a

Libros leídos en febrero de 2024

Permíteme compartir contigo los libros que he leído en este mes de febrero. Evidentemente, el ritmo de enero fue enorme y este mes he leído menos, pero debo confesar que, además de no importarme demas

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page