top of page

10 canciones

Hoy quiero presentarte 10 canciones que, por una cosa u otra, están muy dentro de mí, en mi rutina o que me traen buenos recuerdos:


Pájaros de Barro (Manolo García): más allá de la producción musical excelente, es una canción que me trae recuerdos preciosos. Muchos viajes, muchos atardeceres, muchas veces viendo a mi padre cantando en casa y en el coche. Es una de mis canciones favoritas porque, más allá de todo lo vivido con ella, hace que me deje llevar cantando y bailando.

 

Lodo (Xoel López): es una pasada de canción. "Del lodo crecen las flores más altas" es una de mis frases favoritas. La relaciono directamente con Galicia, con mi safe place gallego al que acudo para desconectar. Fue la canción de una campaña del camino de Santiago, haciendo que conecte con algo muy especial. La voz de Xoel López es brillante y esta canción está a su altura. Cuando viajo a Galicia, cuando estoy llegando, me pongo la canción y a veces provoca que me emocione.

 

Tu calorro (Estopa): mi infancia. Tal cual. Estopa estuvo muy presente en mi infancia, en los viajes de fin de semana al pueblo, con mis amigos allí, cantando con mi padre. Luego, con otros discos, ya de más mayor, seguí con la rutina de dejar que entraran por mis oídos. Pero, por encima de todo, el primer disco. El primer disco y (entre otras) la canción Tu calorro. Me trae preciosos recuerdos y cuando la escucho me lleva automáticamente a la puerta de mi casa, cogiendo las bicis y yendo al bosque a estar en una cabaña que construimos.

 

Sin Noticias de Holanda (Melendi): como con el primer disco de Estopa, el primer disco de Melendi me marcó enormemente y sigo pensando que es el mejor de su discografía. Sin Noticias de Holanda me lleva más a mi adolescencia, en esos momentos en los que ya no haces planes de niño, en los que empiezas a salir con chicas, con los primeros viajes en moto que hacen sentir libre. Recuerdo que tenía el primer móvil que dejaba grabar música para escucharla (no descargarla, grabarla con un altavoz) y esta canción me encantaba.

 

Como un burro amarrado a la puerta del baile (El Último de la Fila): a mis padres les gustaba mucho El Último de la Fila y su música estaba muy presente en casa y en los viajes. Esta canción siempre me gustó. En casa, en el coche, en verbenas del pueblo. Sin embargo, ahora, sin la figura de mi padre presente, es cierto que tiene un tinte personal de himno. La escucho, me gusta, y me acuerdo de mi padre.

 

Bohemian Rhapsody (Queen): un himno absoluto. Para muchas personas, la mejor canción de la Historia. Yo no sé qué nivel tiene realmente, sólo sé que me maravilla. La voz de Freddie, los cambios de registro, la expresividad de algunos de sus tramos. Es una canción fascinante.

 

Turnedo (Iván Ferreiro): llegó a mi vida hace casi cinco años, cuando conocí a mi pareja. Esta canción ahora se ha convertido en parte de mi vida. Es una canción triste, pero la voz de Iván la convierte en mágica. A veces, no sé si escucharla, porque me llega muy dentro y a veces me deja tocado, pero no por ello la dejo de escuchar.

 

Qué bien (IZAL): es una canción muy personal, muy bonita. Si te paras a escuchar la letra, es preciosa. IZAL es una de mis canciones favoritas, sin duda.

 

La Cuadratura del Círculo (Vetusta Morla): la canción me encanta, pero me gusta mucho más porque me traslada mentalmente a una noche en la que quedé con una amiga. Aquella noche hablamos de cosas importantes, nos confesamos cosas y aquella semana la tenía en la cabeza. Recuerdo bajar por Camí Reial, hablando. Además, la canción es muy buena. La voz de Pucho es demasiado mágica y especial.

 

Club de fans de John Boy (Love of Lesbian): entró a mi vida en un momento de cambios, cuando quería encontrar mi personalidad, cuando quería convertirme en la persona que quería ser. Fue una de mis primeras canciones de esa nueva etapa que todavía hoy sigue. Esa canción, escuchándola en los auriculares de la FNAC de Sant Agustí, viendo cómics, echando un vistazo a libros. Siempre acabo pensando en aquel momento.

15 visualizaciones

Entradas Recientes

¿Puedo parar?

Hace tres meses llegué a Vitoria-Gasteiz para embarcarme en un ambicioso proyecto. Un proyecto que, desde entonces, me ha llevado para arriba y para abajo como una montaña rusa. Una montaña rusa que,

Comments


¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page