Todos los días son domingo en Twitter


Ahora todos los días son domingo. Ahora todos los días tienes mucho más público delante. Un público dispuesto a ofrecerte su opinión, su punto de vista, y en la mayoría de veces sin habérselo pedido. ¿Qué ocurre? Que los creadores de contenido tienen un reto mayúsculo para sus respectivas marcas personales. Por un lado, un escaparate mayor al habitual por el confinamiento, ya que hay más gente delante del móvil a diario. Por otro lado, la oportunidad de aprovecharlo para expandir sus marcas. A más gente, más oportunidades de crecer. Sin embargo, al mismo tiempo, el otro lado de la moneda: más oportunidades de no gustar.

Mucha más gente a quien gustar y mucha más gente, también, a quien disgustar. O indignar, porque la gente ya no se disgusta ni molesta. Hoy en día o estás súper feliz o estás indignado. Sí, otra realidad de la bipolaridad social. Es por ello que cada comentario, cada publicación, estará sometida a un jurado mucho mayor. Da igual la hora, el día. La gente está en sus casas, en pijama la mayoría de ellos y ellas, y con una frustración por no poder (o deber) salir que empieza a tener a la gente indignada. Entonces, muestran su frustración, su malestar, y todo adquiere también un clima más relevante para el creador de turno.

Las marcas personales tienen un reto importante estos días, como digo. Por un lado, un mayor publico al que llegar y gustar, pero al mismo tiempo más gente a quien dejar de gustar, cansar e indignar. Es un reto importante, insisto. Puedes ganar seguidores y al mismo tiempo perderlos, porque estarán ahí, esperando su dosis de entretenimiento gratuito y si lo que les ofreces gratuitamente hasta sus sofás (o camas, en el más preocupante de los casos) no les gusta, tendrá consecuencias rápidas. Los domingos eran el Far West de la semana. Unfollows de gatillo fácil ante unos usuarios que querían culparte de tener al día siguiente tareas y obligaciones impuestas que no les hacían ser personas felices. Y ahora, en muchos casos, la frustración por no poder salir es algo similar. Pero ahora ya no los domingos, sino a diario.

Entradas Recientes

Ver todo

El último número de Gràffica

Esta mañana he recibido el último número de Gràffica y quiero contarte todo lo que ha pasado desde que me enteré de su lanzamiento hasta que ha llegado a mi buzón. Para empezar, me quedé fascinado, en

¿Cómo es la luz de València por la noche?

Echo de menos València casi desde el primer día en el que me trasladé a Madrid. Es tan sencillo y fácil de explicar como usar la famosa frase "Como en casa, en ningún sitio". Es la realidad. Sin embar

¡Lo han robado!

Desde hace un tiempo soy cliente de 'La Peliculera', una tienda de fotografía que tengo cerca de casa en Madrid. Es un lugar pequeño, pero coqueto, donde disfruto cada vez que paso por allí. Se respir

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?