Sueño con Exeter

Dije en el anterior post que pienso, que pienso mucho, quizás demasiado. Pero sé que muchos de esos pensamientos son sueños, sueños despierto, consciente, dejándome llevar. Y me gusta. Me gusta porque mientras pienso en mis sueños, en mis deseos, en mis metas, no dejo que entren cosas negativas, influencias ni mal rollos.

Sueño con vivir en Reino Unido, y desde hace un año mi vida cambió de orientación. Un cambio nada radical, orientado al Reino Unido, a Inglaterra, igualmente, pero si antes todo giraba en torno a la metrópoli de los sueños llamada Londres, ahora bien es cierto que muchos de mis pensamientos giran alrededor de Exeter. Mi novia estaba enamorada de ese lugar tras haber vivido un año. «Serán sus recuerdos y experiencias, que pueden estar alterando esa realidad«, pensaba. Pero lo cierto es que hace un año estuvimos allí. Hace un año tuvimos dos semanas de vacaciones en Inglaterra y pude vivir en primera persona qué se sentía estando en aquella población del condado de Devon.

Y, vaya, sí merecía la pena.

Desde entonces sueño. Sueño mucho pensando en vivir allí y trabajando para medios españoles. Desde allí, desde la distancia, desde algún piso superior de una de esas casas bonitas, cuquis, que adornan sus barrios. Un despacho acogedor, con vistas a un patio trasero que guarda un escondite en forma de camino. Ojalá. Ojalá volver. Ojalá volver y poder vivir una temporada allí. Al menos tener la experiencia de saber que voy y no tendré que volver en apenas días.

Entradas Recientes

Ver todo

¿Por qué vivo en el centro?

Un obrero con una hormigonera dándolo todo. Otro, por no sentirse solo, le acompaña con un taladro. Ambos gritan, evidentemente, porque no se escuchan entre ellos. Un perro, quizás por todo lo que est

Bellas artes

Estoy pasando unos días (quizás semanas, o meses) en un pueblo de Galicia. Llevaba un año pensando en la posibilidad de volver. Pero volver bien. Así, para estar sin pensar en la vuelta. Confieso que

Nunca falla

He hablado muchas veces sobre mis visitas a La Central, en Callao. Pero siempre salgo con la misma sensación, con la misma innata creatividad latente. Voy menos que antes, lo reconozco. Pero creo que

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?