¿Qué tiene que ocurrir para dar el paso?

Cerca de 10 años impulsando una marca en redes sociales no es fácil ni sencillo. Por trabajo, por esfuerzo, por constancia y por la enorme cantidad de feedback (bueno y malo) que llega a diario. Debo reconocer que desde mucho tiempo me he planteado más de una vez dejar a un lado mi faceta en redes sociales más allá de mi trabajo. Me dedico a ello y es imposible dejar a un lado del todo, por completo, porque evidentemente supondría dejar de lado mis labores. No. Eso no. Pero lo cierto es que cada vez más pienso en ir decreciendo el volumen de presencia en redes.

Desgasta. Mucho. Quizás no os hagáis una idea. Tanto a nivel personal como profesional. Me apasiona, y eso me ha generado más de una situación de agotamiento porque la tendencia ha sido la de no desconectar, la de no encontrar momentos libres, de estar pendiente demasiado de lo que ocurre. Fijaros cómo muchos influencers (cada vez más) hacen pausas, confiesan estar saturados de su exposición, confiesan borrar las apps de sus móviles… Cada vez más, como digo. Y es algo que me estoy planteando.

Me dedico a ello, a las redes sociales. Soy Community manager y content creator desde hace muchos años y mi vida gira en torno a eso (personal y profesional) ahora mismo. Dejar aparcado todo, en su totalidad, supondría poner una pausa a mi vida, en general. Tampoco es algo que descarto. Pero evidentemente no es algo de lo que esté seguro al cien por cien.

¿Bajar el ritmo de publicaciones diarias en mi marca personal? Quizás sea una posible solución. Una necesaria solución.

Entradas Recientes

Ver todo

El último número de Gràffica

Esta mañana he recibido el último número de Gràffica y quiero contarte todo lo que ha pasado desde que me enteré de su lanzamiento hasta que ha llegado a mi buzón. Para empezar, me quedé fascinado, en

¿Cómo es la luz de València por la noche?

Echo de menos València casi desde el primer día en el que me trasladé a Madrid. Es tan sencillo y fácil de explicar como usar la famosa frase "Como en casa, en ningún sitio". Es la realidad. Sin embar

¡Lo han robado!

Desde hace un tiempo soy cliente de 'La Peliculera', una tienda de fotografía que tengo cerca de casa en Madrid. Es un lugar pequeño, pero coqueto, donde disfruto cada vez que paso por allí. Se respir

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?