Mi continua batalla con mis valores


Insisto. Tengo una personalidad bastante clara. A raíz de una serie de situaciones personales acabé forjando mi persona y desde entonces he sabido que el camino iniciado era el correcto porque me hacía sentir bien, feliz, satisfecho. Una sensación innata, natural, impagable, real, satisfactoria, que me genera mucha satisfacción. Me ocurre dejándome caer por lugares especiales, me ocurre escribiendo estas líneas, viajando, o simplemente escuchando la radio con la luz del atardecer entrando por la ventana.

Pero esto de tener las cosas claras (a veces demasiado) tiene cosas malas también, porque a veces siento contradicciones o situaciones que me generan explosiones de emociones. Digamos que a veces me veo obligado a realizar cosas que no quiero, que no debo personalmente hablando, o debo enfrentarme a situaciones que están lejos de mis valores. Es una sensación extraña, que me molesta mucho. No se trata de decir «esto es así porque lo digo yo». Ni mucho menos. Pero sí es cierto que muchas veces me pregunto por qué estoy haciendo según qué cosas, por qué me veo en mitad de contextos profesionales lamentables. La respuesta, evidentemente, es la presión social o la forma que nos han impuesto de vivir. Es tan sencillo como eso.

Me gusta tomar mis propias decisiones de verdad, consciente de las consecuencias siempre. Cuando pienso X es porque realmente sé qué es X y por qué ocurre. Pienso demasiado. Creo que es una virtud más que un problema, porque eso también se ve reflejado en mis pausas, en mi forma de ser, en mi forma de ver la vida. Pero hay veces en las que me cuestiono a mí mismo. Digamos que hay ocasiones en las que no acabo de entender si, teniendo tan claro como tengo mi forma de ver todo, debo seguir adelante con cosas que me afectan más que aportan. No impongo mis valores ni mis opiniones, pero siempre que tengo en mi mano decidir, lo hago. No me tiembla el pulso. Evidentemente, como digo a veces hay que tomar decisiones para que esos valores tengan sentido, pero no lo hago. Y me fastidia. Me jode. Me hace cuestionarme durante días si estoy haciendo lo correcto porque no va acorde a mis valores.

Es mi continua batalla de valores. Por suerte, no es rutina. Por suerte, ocurre sólo a veces.

0 visualizaciones

Entradas Recientes

Hace unos días busqué en Twitter a una antigua youtuber porque quería conseguir el nombre de uno de sus proyectos porque en su día me resultaba de mucho interés. Y, de repente, hice un viaje al pasado

En los últimos años he escuchado muchísimas veces que los móviles están destrozando las relaciones sociales. Si sumas esa frase a una imagen, por ejemplo, en un vagón de metro en el que todos están in

La fotografía siempre ha estado presente en mi vida. De forma directa o secundaria, pero siempre estaba de pie en una esquina esperando su momento. Desde hace unos años, más. Cuando estudié Producción

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?