top of page

Mi último capricho: Nishika N8000


Al parecer, según he descubierto, existen varios modelos, pero di con este y, lo más importante, encontré opciones reales de comprar modelos originales. Pero, evidentemente, no se trata de una cámara barata. Primero, porque se trata de un modelo, digamos, vintage, con fechas aproximadas al año 1989. Segundo, porque se trata de una cámara que realiza un trabajo específico, no tan generalizado como los actuales (foto, vídeo, zoom…). Un modelo con cuatro lentes que genera un muy interesante efecto 3D, pero de forma natural, nativa.

Ya he guardado algún que otro enlace para, quién sabe, poder adquirirla algún día. Evidentemente, su precio quizás no lo convierta en una compra a corto plazo, pero creo que tampoco es nada descabellado comprar una a modo de capricho, para seguir aprendiendo de cerca el arte de la fotografía y el vídeo. He encontrado modelos por unos 400 euros aproximadamente. Quizás no sea cara, pero si pensamos que realmente va a ser para curiosear y usarla en momentos determinados, entonces, cambia el tema. De todos modos, me parece una cámara muy interesante que nació hace mucho tiempo cuando quedé sorprendido y atrapado por ese efecto que ahora ya sé que se llama ‘Mura Masa’ y, a su vez, que había una cámara que lo hacía a finales de los años ochenta.

2 visualizaciones

Entradas Recientes

Escribo desde un tren. No es la primera vez que escribo desde un tren. No es la primera vez, porque me gusta, porque se ha convertido casi en tradición. Cuando tengo un trayecto largo (más de tres hor

Hace unos días ya expresé algunas sensaciones sobre un viaje que voy a hacer esta semana. Y hoy vengo a expresar la misma ilusión, las mismas ganas y el mismo deseo de que llegue el momento en el que

The End of the F***ing World fue una serie que me gustó mucho. Más allá de su historia, su guión y lo que narran sus capítulos, me enamoró por su fotografía y el trato de su imagen. La primera tempora

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page