top of page

Me llamo Abba


Me considero seguidor de la banda Sidonie desde hace unos años. Les descubrí gracias a un programa de Movistar que ahora mismo no recuerdo su nombre. Sé que fraccionaban las ciudades, las presentaban por trozos, las exponían en breves fragmentos. Un día, viendo el programa dedicado a Barcelona (por aquel entonces sabía que en breve iniciaría etapa profesional allí), encontré a Sidone como uno de sus protagonistas. Empecé a seguirles de cerca y poco a poco comenzaron a llenar mis días con ese tono descarado, desenfrenado, casi alternativo. Cuando vivía en Valencia soñaba con ese barrio de Malasaña hipster y colocaba a Sidonie entre sus listas de reproducción. Decepción, o sorpresa, fue al darme cuenta de que son de Barcelona, casi la antítesis de la capital española. Uno de mis grupos favoritos por muchas razones. Su estética, sus letras, su forma de vivir el show y, evidentemente, su música. Es por ello que los últimos días estoy escuchando en bucle ‘Abba’, su último single. Si no la he escuchado veces veces en los últimos dos días no la he escuchado ninguna. Por cierto, en una entrevista reciente me llevé una grata sorpresa al enterarme de que Marc Ros, cantante del grupo, ha escrito un libro (‘El regreso de Abba’), que va de la mano del libro. Disco nuevo y libro a la vez. Una barbaridad. A modo recomendación, ahí queda.


1 visualización

Entradas Recientes

¿Qué me está pasando?

A finales de 2020 sentí que quería cambiar. Sentí que quería cambiar mis dinámicas, mis rutinas, a qué dedicaba mi tiempo. Lo tenía claro. Menos fútbol, menos trabajo, más cultura, más desconexión. Ad

No era mi olor

Vivo en Vitoria-Gasteiz desde hace casi tres meses. Una experiencia que tuve que aceptar casi por decreto. Imagina haberla rechazado. Vértigo. Vivo en Vitoria-Gasteiz desde hace relativamente pronto.

Comments


¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page