La razón por la que no compré

Esta semana he visitado la Feria del Libro de Madrid. Realmente ya la había visitado, ya había visto las editoriales, librerías y empresas que estaban presentes, porque hago deporte a diario y desde hace un mes estaba preparándose todo. Sin embargo, no había estado tranquilamente, yendo exclusivamente a ver libros, a vivir el ambiente especial de la vida de una feria dedicada a los libros.


Fui el pasado martes. Lo hice acompañado de mi pareja y de una de las mejores amistades que me ha dado mi vida laboral. Casi de forma improvisada. Habíamos quedado para otra cosa y, casi sin pensarlo, pusimos rumbo al Parque del Retiro para mirar, cotillear y pasar el rato.


Ellas compraron. Compraron varios ejemplares cada una. Algunos que fueron descubrimientos. Otros que habían estado en la recámara mental desde hacía tiempo y, curiosamente, había salido en las conversaciones del desayuno. Yo me vi tentado, vi algunos que seguramente hubiera comprado con gusto, ver que el resto se llevaba nuevos compañeros a casa debo reconocer que me despertó un gusanillo.


Pero no. No compré. No compré porque tenía una razón, y es la siguiente fotografía:

Son cuatro de varios libros más que tengo esperando en la estantería. Es una medida que tomé hace tiempo. Debo controlar el impulso de comprar más libros. No comprar libros hasta que la bandeja de salida vaya minimizándose. Y es algo que crea contradicciones en mi cabeza. Quiero. Quiero adquirir nuevos. Candidatos no faltan. Tengo una lista de libros que escribí para tener controlados (ya suma casi 80) y que voy actualizando casi semanalmente.


Tengo un vacío legal creado casi por arte de magia. No debo comprar, salvo que salga a la venta uno que sea muy esperado, que me haga muchísima ilusión. Pero ¿y si me lo envían las editoriales? ¡Ajá!, exclamé aquel día en València.


Debo reconocer que tengo esa vía de escape para adquirir libros que quiero tener.


La fotografía es la razón básica por la que no compré ejemplares en la Feria del Libro de Madrid.

3 visualizaciones

Entradas Recientes

Soy community manager y creo que eso es algo que me está llevando al lado contrario a lo que diría la lógica de mi día a día como profesional. A veces pienso que es una contradicción. Otras veces creo

Me ocurre aquí, en mi safe place, cuando vengo, cuando viajo, cuando me traslado. No suelo leer XL Semanal, suplemento dominical del diario ABC, pero aquí sí. Aquí sí porque es la excusa para acudir a

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?