La mejor semana en años

Vine a Madrid para iniciar una nueva etapa profesional en mi vida. Pero también vine para desbloquearme, para airearme, para soñar muy fuerte, para seguir encontrándome a mí mismo, para sacar adelante ideas, proyectos, sueños. Y lo estoy consiguiendo.

Escribo desde la cama. La habitación está oscura, sólo iluminada por la pantalla. Es medianoche justo ahora mismo cuando escribo esta línea. Las 00:00. ¿Sabíais que yo nací a las 00:00 de un 28 al 29 de agosto? No quería estar en silencio, por lo que acudí a mi salvación diaria: la opción Explorar de Spotify. Lo uso a menudo. Me encanta escuchar listas y canciones que no conozco. Siempre crean un clima diferente, especial, por eso mismo, porque no las conozco. En este caso no es música. Son sonidos de sitios donde llueve. «Ecosistema. Sonidos de lluvia», se llama, para interesados.

Vine a Madrid para abrir fronteras, para seguir aprendiendo, para seguir expandiéndome como persona, para seguir creciendo con mi marca personal. Y reitero, lo estoy consiguiendo. Creo que está siendo la mejor semana en muchos años. Tengo un trabajo fantástico, que además me permite vivir bien, unos compañeros majisimos, acudo a cafeterías cuquis para trabajar en la sombra la vuelta del canal de YouTube y para retomar el proyecto de libro que tengo, y he dado un paso muy importante en mi vida: he alquilado mi primer piso. Además, me han confirmado que podré trabajar desde Valencia durante el periodo navideño, los días que tenga que hacerlo, por lo que es maravilloso.

He vivido 3 veces en Madrid y 1 en Barcelona. Salvo la primera, en la que viví durante un mes en un hotel pagado por mi empresa, en el resto he compartido piso. De hecho, ahora mismo comparto (las risas de mi compañero viendo La Vida Moderna lo confirman), pero el pasado sábado algo maravilloso pasó. Como digo, tengo un trabajo que me permite soñar, y entre otros deseos era el poder tener la oportunidad de alquilar mi primera casa para vivir solo. Y lo he conseguido. A partir de enero, viviré solo, con todas las ventajas (más que desventajas) que tiene. Y fue una noticia maravillosa.

Tengo ya hechos los guiones de 14-15 vídeos, el libro ha dado un giro radical desde el pasado sábado (por eso en mi perfil personal de Facebook dije a mis amigos que había sido un sábado cojonudo) y lo he encarrilado muy bien estos días, y tengo abiertas unas opciones sobre mi marca personal que sólo me hacen sentir ilusionado, feliz y latente a partes iguales.

No soy de confiarme nunca. Mucho menos cuando las cosas van bien. Al revés, pero oye, estos días me estoy dando cuenta que tampoco debo ser injusto. He pasado años complicados por temas familiares, por temas de salud, por temas también económicos, y ahora que ha pasado todo, que ha mejorado todo notablemente, llega el momento de sonreír, de disfrutar, pero sobre todo de, una vez por todas, creérmelo. Aunque sea un poquito, pero creerme que está ocurriendo, que todo esto es el resultado de años de trabajo diario, de idas y venidas, de quebraderos de cabeza.

Sigue sonando la lluvia caer en esta lista de Spotify, y no sé si el objetivo de esta lista es relajar, pero me están entrando ganas de ir al lavabo.

0 visualizaciones

Entradas Recientes

Desde hace meses pienso a menudo con varios viajes a Londres. Varios, porque quiero que sean temáticos, con misiones concretas, por separado, para hacerlos inolvidables. Pero quiero volver a Londres.

Si me lees desde hace tiempo sabrás que mi relación con Twitter es de amor-odio. La uso por mantener mi marca personal, no por gusto ni porque tenga muchísimas ganas. Es la realidad. Cuando supe que m

Desde hace un par de años (coincide con el inicio de la pandemia, pero no tiene relación directa) sé que el teletrabajo es la mejor forma de rutina. En mi caso, claro. Un teletrabajo bien pagado, no l

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?