top of page

La culpa no es de los móviles

En los últimos años he escuchado muchísimas veces que los móviles están destrozando las relaciones sociales. Si sumas esa frase a una imagen, por ejemplo, en un vagón de metro en el que todos están inmersos en sus respectivas pantallas, todo adquiere un mayor sentido.


Pero, ¿realmente es así? ¿Realmente los móviles han creado un nuevo escenario de limitadas interacciones sociales? Digo esto porque esta mañana, de camino al trabajo, he vuelto a ver (como cada día) decenas de personas pegadas a una pantalla. La imagen es dantesca. Cada día me hace reflexionar. Pero también me doy cuenta de que hay mucha gente que va leyendo un libro, el periódico, que van mirando al suelo, que van escuchando música o podcasts (aquí, un servidor), y el resultado es el mismo.


La gente no quiere interactuar. La gente es cada vez más antisocial. No quiero decir que seamos antisociales del todo, pero las interacciones cada vez son menores. Y esto, damas y caballeros, no es culpa de los móviles. Siempre que pienso en esto recuerdo las siguientes imágenes:

La misma sensación. El mismo escenario antisocial. La misma herramienta para no socializar.


¿Es culpa realmente de los móviles y la tecnología? Permíteme que tenga más de una duda.

8 visualizaciones

Entradas Recientes

Estoy de vuelta en casa. De vuelta en plan serio, definitivo. Al menos a corto-medio plazo. Por ello, estoy retomando una vida que quedó aparcada hace siete años y que me trae tantos recuerdos que lle

Un día de lluvia lo cambia todo. Da igual que vayas igualmente a estudiar, a trabajar, a dar un paseo. Lo cambia todo. Otorga al ambiente otra atmósfera, desprende un olor diferente. Incluso te puede

Ojalá yo también fuera como esas personas que hacen las cosas sin pensar, sin pensar en el qué dirán. Incluso sin pensar en las posibles consecuencias de sus actos. Cuento esto, confieso esto, porque

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page