top of page

La ciudad que me gustaría visitar

El día que descubrí que el tamaño de Estados Unidos se asemeja más a un continente que a un país, entonces, abrí una puerta demasiado potente para mi cabeza. Esto fue en el colegio, cuando la inocencia gana al agobio y que muchas, confieso, echo de menos.


Me gusta el Reino Unido. Me gusta Inglaterra, Escocia, Gales, incluso Irlanda del Norte. O la vecina República de Irlanda. Esas islas me tienen obsesionados, dan sentido a mi vida, y cuando miro hacia allá me olvido de ciertos bochornos que uno mirando a su alrededor.


Sin embargo, como decía líneas arriba, cuando me enteré de la magnitud de USA, algo dentro de mí fecundó un interés que con el paso de los años ha ido creciendo. No es mi obsesión, como me ocurre con todo lo que transmita aroma a británico. Pero, reconozco, hay ciertos apuntes que me gustaría transmitir:

  • Nueva York es una ciudad que, a nivel fotográfico, me encantaría visitar. Más allá de cualquier propuesta que me pueda ofrecer. Hacer un viaje para hacer fotografías, para ver en primera persona ciertos pensamientos que tengo, para hacer pinceladas de las perspectivas que tengo entre puntos determinados. Para vivir, no, pero para una escapada temporal de varias semanas, incluso meses, quizás sí.

  • Boston es otro de mis focos del país. Recientemente, hablé sobre Boston, y no quiero extenderme mucho más, pero reconozco que ese aura 'europeo' que tiene me provoca un interés inmenso. Muchas de sus calles, muchos de sus rincones, su carácter marítimo, la historia que debe estar plasmada allí.

  • La zona rural de Estados Unidos me llama la atención porque, creo, soy consciente de que llegaría a un planeta nuevo, a un terreno en las Antípodas de lo que he vivido y vivo. Más allá de temas políticos e ideológicos (terrible que exista), creo que el shock que me produciría me ayudaría personalmente a medio-largo plazo. Para aprender, hay que exponerse a ciertos escenarios, y visitar ciertos lugares de la USA rural me expondría a ello.

  • Su patriotismo sano . Al menos desde la distancia. Aquí, pones una bandera en el balcón y sabes lo que eres. Jamás lo haré, claro, pero ese patriotismo unificado (desde la distancia, insisto) creo que es un punto muy interesante para cuando aterrizas allí y ver cómo transcurre todo con esa realidad instalada.

  • La zona oeste me llama poco. Poco, o nada directamente. Creo que mis grandes puntos de interés quizás estén en la zona este, y algunos puntos centrales. Pero, tal y como nos acercáramos hacia la zona occidente del país/continente, mi interés iría disminuyendo. Hace unos años, ciudades como Los Angeles las tenía idealizadas y luego rascas un poco, investigas, y es de todo menos interesante. Mi opinión, claro.

Nunca he ido. Es un viaje que se me presenta demasiado largo y pesado como para animarme seriamente. Mi entorno ya me ha animado en varias ocasiones, pero me sigue costando, me sigue pareciendo que tengo otros destinos prioritarios. Eso sí, como he dicho anteriormente, creo que tiene cositas que (mejores o peores) me interesan.



0 visualizaciones

Entradas Recientes

¿Qué me está pasando?

A finales de 2020 sentí que quería cambiar. Sentí que quería cambiar mis dinámicas, mis rutinas, a qué dedicaba mi tiempo. Lo tenía claro. Menos fútbol, menos trabajo, más cultura, más desconexión. Ad

No era mi olor

Vivo en Vitoria-Gasteiz desde hace casi tres meses. Una experiencia que tuve que aceptar casi por decreto. Imagina haberla rechazado. Vértigo. Vivo en Vitoria-Gasteiz desde hace relativamente pronto.

Comments


¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page