top of page

El café de los periódicos

Soy consciente de que mi forma de trabajar no es sana. Llega a ser obsesiva. Pero es lo que tiene formar parte de algo innato, que nace de dentro, que puedes tirarte horas y horas haciendo algo que te gusta, y no te cansas igual que si estuvieras sacando carbón de una mina. Esas personas son héroes.

Trabajo por encima de mis posibilidades muchos días. Pero a veces encuentro mis pausas. Sobre todo en la redacción. Es ahí cuando acudo y encuentro el lugar, el rincón. El córner, que dirían los ingleses. El sitio de la redacción donde están todos los periódicos del día. Muchas veces lo hago con un café en la mano para ver las portadas de todos los periódicos. Café de máquina, por cierto. Regular tirando a malo. Pero es lo que hay. Ese café de pausa echando una ojeada a fotos de portada, titulares, suplementos que lleva ese día, e incluso en la prensa deportiva me dejo caer por las páginas de fútbol internacional. Dos-tres minutos de pausa para rastrear si hay algo interesante de verdad. O no.

0 visualizaciones

Entradas Recientes

Escribo desde un tren. No es la primera vez que escribo desde un tren. No es la primera vez, porque me gusta, porque se ha convertido casi en tradición. Cuando tengo un trayecto largo (más de tres hor

Hace unos días ya expresé algunas sensaciones sobre un viaje que voy a hacer esta semana. Y hoy vengo a expresar la misma ilusión, las mismas ganas y el mismo deseo de que llegue el momento en el que

The End of the F***ing World fue una serie que me gustó mucho. Más allá de su historia, su guión y lo que narran sus capítulos, me enamoró por su fotografía y el trato de su imagen. La primera tempora

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page