¿Cómo reacciono al odio en redes?

Desde hace varios (demasiados) años recibo comentarios cargados de odio en redes sociales. Comentarios que, lejos de ser constructivos, intentaban dañar.


Confieso que debo marcar algunos límites contextuales sobre este tema. Cuando empecé a recibir odio en redes estaba viviendo una etapa personal bastante complicada. Una enfermedad familiar había creado una situación límite en casa y los comentarios de la gente se acentuaban, echaban más calentamiento mental. Ahí me afectaban, me afectaban mucho. A las palabras que buscaban insultar, sin más, se le sumaba un panorama tenso y preocupante.


Sí, aquellos años los comentarios me dolían y me afectaban mucho. Recuerdo que, como posteaba mucho, uno de los comentarios más habituales en mis interacciones era "Sal de casa". Lo decían intentando hacer ver que no tenía amigos, que era un bicho raro, que no me daba el sol. Y, ¿sabéis qué? Es cierto que salía poco de casa, pero la razón era mucho más seria que todas esas aplicaciones que intentaban asignarme. Salía poco porque lo estaba pasando mal y las redes eran una vía de escape. Era mi realidad y tuve que adaptarme como pude.


Parece que se pusieron de acuerdo y les parecía gracioso repetir como borregos la misma "gracia" para, así, sentirse partes de un grupo que, seguramente, en sus respectivas vidas no tenían.


Aquel era el contexto. Ahora es infinitamente diferente. La enfermedad cambió, se relajó, la tensión diaria desapareció, progresé a nivel laboral, cambié de aires, encontré a una de las mejores parejas que he tenido en mi vida y mil factores más que, evidentemente, han ayudado a mi cambio de chip respecto a los comentarios de haters.


¿Por qué no contesto normalmente?

¿Me duelen los comentarios?

¿Qué pienso cuando leo algo negativo sobre mí?

¿Por qué creo que recibo odio?

¿Entiendo las críticas?

¿Me afectan?

4 visualizaciones

Entradas Recientes

Me ocurre aquí, en mi safe place, cuando vengo, cuando viajo, cuando me traslado. No suelo leer XL Semanal, suplemento dominical del diario ABC, pero aquí sí. Aquí sí porque es la excusa para acudir a

No me iría de aquí. Nunca. Jamás. Me niego. Si de mí dependiera al cien por cien, no me iría. Me vuelvo a negar. Aquí encuentro calma, aquí nace mi sosiego perdido. Aquí recupero sensaciones, siento c

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?