top of page

Aquel niño tenía razón

Siempre tuve la sensación de no sentirme cómodo en mi entorno. Sobre todo, a nivel personal. Siempre pensaba en crecer, en quitar barreras, en normalizar todo. Pensaba, eso sí, que una vez el mundo y la vida hicieran ‘clic’ todo sería sencillo, con la vida encaminada. O algo así. Luego me he dado cuenta que no, que casi a diario te toca enfrentarte a retos, situaciones casi incómodas, obligaciones que debes cumplir. Pero, insisto, siempre tuve claro que quería eso. Quería ser mayor. Y ahora que lo soy, que tengo una vida de adulto con sus cosas buenas y malas, creo que no lo cambiaría. Y lo mejor de todo, que tenía razón, que por fin me siento cómodo, con las ideas muy claras, con los objetivos marcados de forma muy transparente. Repetiré miles de veces si hace falta que no cambiaría nada, absolutamente nada, de mi vida.

0 visualizaciones

Entradas Recientes

Escribo desde un tren. No es la primera vez que escribo desde un tren. No es la primera vez, porque me gusta, porque se ha convertido casi en tradición. Cuando tengo un trayecto largo (más de tres hor

Hace unos días ya expresé algunas sensaciones sobre un viaje que voy a hacer esta semana. Y hoy vengo a expresar la misma ilusión, las mismas ganas y el mismo deseo de que llegue el momento en el que

The End of the F***ing World fue una serie que me gustó mucho. Más allá de su historia, su guión y lo que narran sus capítulos, me enamoró por su fotografía y el trato de su imagen. La primera tempora

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page