Aquel niño tenía razón

Siempre tuve la sensación de no sentirme cómodo en mi entorno. Sobre todo, a nivel personal. Siempre pensaba en crecer, en quitar barreras, en normalizar todo. Pensaba, eso sí, que una vez el mundo y la vida hicieran ‘clic’ todo sería sencillo, con la vida encaminada. O algo así. Luego me he dado cuenta que no, que casi a diario te toca enfrentarte a retos, situaciones casi incómodas, obligaciones que debes cumplir. Pero, insisto, siempre tuve claro que quería eso. Quería ser mayor. Y ahora que lo soy, que tengo una vida de adulto con sus cosas buenas y malas, creo que no lo cambiaría. Y lo mejor de todo, que tenía razón, que por fin me siento cómodo, con las ideas muy claras, con los objetivos marcados de forma muy transparente. Repetiré miles de veces si hace falta que no cambiaría nada, absolutamente nada, de mi vida.

Entradas Recientes

Ver todo

¿Por qué vivo en el centro?

Un obrero con una hormigonera dándolo todo. Otro, por no sentirse solo, le acompaña con un taladro. Ambos gritan, evidentemente, porque no se escuchan entre ellos. Un perro, quizás por todo lo que est

Bellas artes

Estoy pasando unos días (quizás semanas, o meses) en un pueblo de Galicia. Llevaba un año pensando en la posibilidad de volver. Pero volver bien. Así, para estar sin pensar en la vuelta. Confieso que

Nunca falla

He hablado muchas veces sobre mis visitas a La Central, en Callao. Pero siempre salgo con la misma sensación, con la misma innata creatividad latente. Voy menos que antes, lo reconozco. Pero creo que

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?