5 viajes que quiero hacer sí o sí


Entiendo que a continuación vas a leer algo en lo que estás de acuerdo. Echas de menos viajar, ¿verdad?


Reconozco que nunca he sido de viajar demasiado. Por falta de tiempo, más que nada. Pero confieso que tengo unas ganas enormes de tener vía libre, sin ataduras, sin medidas preventivas de COVID-19, para dejarme escapar por algunos rincones que añoro con especial recuerdo. Lugares que se han convertido en sueños, en escapadas mentales. Esos lugares en los que piensas y te crean un gusanillo muy especial en el estómago.


A modo personal, a modo confesión, hoy toca presentaros 5 rincones que me gustaría visitar en los próximos meses. Siempre y cuando al 100% pueda hacerlo.


Estoy enamorado. Es así de sencillo. Su gastronomía, sus calles, sus paseos a orillas del río, su playa, su tranquilidad, su elegancia, su belleza, su carácter de ciudad pero vida de pueblo (yo me entiendo), su euskera, sus vistas, sus museos, sus plazas, su gente, su sentimiento de pertenencia. Es una de las mejores ciudades del mundo. Mi primera vez allí fue una preciosa locura. Adoré hasta su lluvia. La llegada a la coqueta estación de tren, las tardes en sus coquetas salas de cine, aquel momento de desconexión total mirando el mar cuando amenazaba tormenta, aquella taza de café viendo la lluvia caer... No sé por qué no vivo allí todavía. ¿Qué me lo impide? Poco, o nada.


Reconozco, además (esto ya es algo demasiado personal como para que estés de acuerdo conmigo) que viajo en tren y llegar hasta allí en este medio de transporte supone un viaje largo, de esos que te dejan el culo cuadrado. Pero necesito un viaje así, largo, para leer, ver alguna serie tranquilo, o simplemente desconectar. Todo ello mirando por la ventana tranquilo, sabiendo que durante unas horas ese es el plan.


Por motivos obvios. Tendremos muchas casas en nuestra vida, pero sólo un hogar. Mi admirada y querida terreta siempre tendrá el honorable sentimiento de ser mi hogar. Allí nací, allí crecí, allí firmé mis recuerdos, allí conocí a muchas de las personas más importantes de mi vida. Allí lloré, allí reí, allí aprendí que si quería triunfar había que abandonar para luego volver y saber valorar lo que es tener un hogar. He estado apenas 7 días desde enero de 2020. Por motivos obvios, pero cada día que pasa añoro más a mi gente, mi familia, mi hogar. El estar fuera te hace añorar hasta su humedad. Es un sentimiento demasiado especial para poder expresarlo al cien por cien.


Allí viví apenas unos meses, pero Barcelona siempre ha sido una obsesión. Es una ciudad maravillosa. Es un lugar abierto al mundo como pocos en el planeta. Su sentimiento de pertenencia, sus atardeceres, su gastronomía, sus rincones en el barrio gótico, sus grandes avenidas, sus museos, su cultura, sus monumentos, su lengua, y muchos recuerdos. Demasiados. A veces creo que mi etapa allí fue injustamente corta. Compartí piso (cosa que nunca me ha acabado de gustar) pero allí hasta eso fue especial, diferente. Su olor. Sí, su olor. Ser ciudad de mar hace que hasta eso sea palpable. Recuerdo cuando llegaba el atardecer, aparecía una leve brisa y la magia convertía cualquier detalle mínimo en un recuerdo para luego (como pasa ahora) echar de menos. Tengo un plan diferente, muy poco común como excusa para ir. Si lo confieso alguno podría tacharme de loco. Pero creo que será maravilloso.


He leído y visto demasiado sobre Cadaqués y aquella maravillosa zona de la costa catalana. Lo reconozco. Creo que he acabado sintiéndome preso de una necesidad que quizás hace un año no tenía, pero el confinamiento, el grupo Sidonie y el libro 'El Regreso de Abba' son los principales culpables. Dicen de Cadaqués (y de la zona en general) que es un lugar de acogida para artistas, soñadores y bohemios. Disculpa partir de esto, pero quiero que el libro que estoy escribiendo tenga un viaje así. Quiero escribir allí. Quiero expresarme allí. Quiero saber que el libro que un día publicaré tuvo en Cadaqués una experiencia vivida. Quiero atardeceres en la playa. Quiero paseos con brisa marítima. Quiero soñar con perspectiva y saber que estoy lejos de la capital y sus agobios. Quiero desconectar en Cadaqués. O en su defecto Portlligat o Roses.


Evidentemente, quiero ir al Reino Unido. Quiero volver a las islas. Pero, igual que confieso lo anterior, debo confesar que soy muy consciente (tristemente) de que el Brexit ha truncado muchos de mis sueños vitales. Soñaba con irme a vivir allí, pero ahora mismo se ha complicado todo demasiado. Eso sí, podríamos escaparnos.


Podría volver a mi admirada Londres para seguir descubriendo a la capital de la multiculturalidad. Podría volver a mi gran descubrimiento llamado Exeter para desear con todas mis fuerzas que por arte de magia pudiera quedarme durante varios años allí. Pero, a su vez, confieso que debería aprovechar un viaje así para descubrir Manchester, Liverpool, Edimburgo, Glasgow o Dublín.


La excusa para coger un avión otra vez y sentir ese cosquilleo especial de saber que no tienes el control, que debes despegar, sobrevolar un mar, y volver a aterrizar para casi por arte de magia verte en un lugar diferente al tuyo. Volver sentirte extraño, descolocado, fuera de tu lugar. Esas experiencias que te noquean, pero luego añoras como adictivas.


Estos, y más. Más viajes, más escapadas, pero más adelante. Los citados, nombrados, expuestos, son seguramente en los que más he pensado estos últimos meses.

Entradas Recientes

Ver todo

Una bandera de Canadá

Es una imagen que veo todas las noches. A diario. Una bandera que me llamó la atención desde el primer día. Me gusta detenerme muchas veces en ese rincón de la casa. Me ayuda a desconectar un poco, me

Los libros que he leído en 2021

Iré dejando en esta lista los libros que vaya leyendo durante este año 2021. YA COMPLETOS: -El mensaje de Pandora https://www.planetadelibros.com/libro-el-mensaje-de-pandora/318222 -Las puertas templa

10 podcasts que debes escuchar sí o sí

Siempre, desde que era niño, me considero un consumidor de radio por encima de cualquier otro medio de comunicación tradicional. Tiene algo especial. Una dulce compañía en momentos de soledad. Un cáli

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?