La Premier League de los piratas


Presentaba recientemente la BBC un análisis de mercado que afirmaba de forma rotunda que un tercio de los aficionados a la Premier League en el Reino Unido sigue el máximo torneo liguero de forma ilegal, mediante streamings de carácter pirata, sin pagar. El máximo torneo británico sacudido en forma de consumo masivo, pero fuera de sus límites legales.

La Premier League gusta, apasiona a miles de millones en todo el planeta, más allá de las fronteras geográficas que limitan a Inglaterra respecto al viejo continente, respecto al resto del mundo. Este estudio se limita al territorio británico, pero seguramente las estadísticas se expandan, crezcan todavía más principalmente por el factor económico y social que esconde esta corriente social.

Las televisiones tienen un papel muy importante hoy en día en el mundo del fútbol. Más en Inglaterra, donde cadenas privadas, de pago, como pueden ser Sky Sports o BT Sport, realizan desembolsos astronómicos, estratosféricos, que superan anualmente los 1.000 millones de libras. Evidentemente, las cadenas que pagan este tipo de salvajadas (permitidme el calificativo) deben tener unos ingresos importantes para que las cuentas sean positivas, para que el enorme ingreso esté de vuelta.

Altos precios para ver el fútbol. Ahí se localiza la gran clave del show actual respecto al que gira el mundo del fútbol. Si un aficionado quiere ver fútbol, en este caso la Premier League, debe rascarse el bolsillo, debe pagar cuotas elevadas (cercanas a las 100 libras en UK) para poder ver los partidos de sus equipos favoritos. En España ocurre algo similar, ya que los derechos, actualmente, están en posesión de Movistar Plus, cuya cuota mínima para poder ver la Liga Inglesa es de 85 euros mensuales (incluye más servicios, además de la televisión) y otras opciones que superan los 120 euros.

Ver fútbol es caro. Una triste realidad que refleja ese dicho popular de "Odio al fútbol moderno". Los aficionados son tratados como clientes, como consumidores, por encima de una base futbolística, deportiva, en extinción. Es por ello que no sorprende este estudio compartido en Inglaterra por la BBC, asegurando que 1/3 de los aficionados piratean las señales para seguir el torneo. Y no es que no guste la Premier League. Es precisamente por ese foco de atención, por esa pasión, por las que los aficionados no pueden, o no quieren, privarse de seguir los partidos, y entonces recurren a señales de streaming de carácter no-oficial, piratas.

La Premier League de los piratas. Y no, no se trata Jack Sparrow.

#PremierLeague #Inglaterra #Fútbol #Televisiones #Streaming #BBC

Entradas Recientes

Ver todo

Sergio Ramos: llámenlo como quieran

No se llama Gareth, ni tampoco Eden. Es español, no extranjero. Y, sobre todo, recibe una permisividad mediática que todavía sigo sin entender. O más que no entenderlo, intento asimilarlo dentro de un

¿Por qué nadie se acuerda de Mohamed Salah?

Mohamed Salah es una realidad que se ha ido contrastando cada vez más en los últimos años. Su explosiva primera temporada en el Liverpool no fue fruto de la casualidad. Ni la segunda, ni la tercera, n

¿Qué le pasa a Harry Kane?

El Tottenham fue protagonista del pasado mercado de fichajes de forma secundaria. Una forma secundaria porque se convirtió en uno de los grandes focos sin actor principal. Ni ficharon grandes jugadore

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?