top of page

Microcuento: sábado


Se había duchado con agua fría. Un estudio reciente, leído la noche anterior, aseguraba que ayuda al organismo a despertarse antes. Para no hacerlo. Y además, ayuda al ahorro de agua. Puede parecer científico, pero es lógica. Si el agua está fría, no te enamoras del agua de la misma forma. Desayunaba, con la radio de fondo, con el boletín de las 8:00. Como ya era habitual, pocas noticias positivas. Política, economía, sociedad, deportes. Nada que se saliera de la rutina. El café recién hecho le agradaba. Era de las personas que se sienten atraídas por el aroma del café y luego no les sabe igual. Casi un hechizo digno de una sirena en el mar, de físico imponente, atractiva, pero de corazón malicioso. Miraba las portadas de prensa desde el iPad. Como en la radio, monotemas, nada novedoso y, por desgracia, nada positivo. Estaba ante un día diferente. No se trataba de un día cualquiera. Era sábado. Había madrugado. No se había dado cuenta del fallo, pero vivía ese momento desde un contexto diferente. Todavía no era consciente. Todavía no se sentía idiota. El destino ya lo sabía, pero quería seguir con la broma un rato más.

#Microcuentos #Blog

5 visualizaciones

Entradas Recientes

Esta mañana lo he pensado, casi de la nada, como opción. Esta tarde, lo he llevado a cabo. Mi cuenta de Instagram pasa a ser privada. ¿Por qué? Porque ya no veo mi cuenta de Instagram como algo profes

Este post nace de la realidad que vivo desde hace un año aproximadamente. Por aquel entonces, tenía serias dudas de qué quería hacer, de a qué quería dedicarme. No tenía trabajo, y era el momento perf

Hace un par de semanas recibí en casa un ejemplar de Otra historia de la arquitectura: Por qué tu casa es mejor que Versalles, el nuevo libro de Miguel Ángel Cajigal. Si me lees habitualmente, ya sabr

¿Te ha gustado este post?¿Te ha gustado este post?
bottom of page